es.mpmn-digital.com
Nuevas recetas

El restaurante Trump Soho cerrará después de una caída en los negocios después de las elecciones

El restaurante Trump Soho cerrará después de una caída en los negocios después de las elecciones



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


El restaurante no quiere señalar con el dedo, pero especula que el momento del declive comercial no es una coincidencia

El restaurante solía tener una clientela de celebridades y atletas profesionales antes de las elecciones.

Los propietarios de restaurantes de la industria se han preguntado cómo sería la presidencia de Donald Trump afectar a las empresas, y acercándose a su centésimo día en el cargo, el futuro de algunos restaurantes parece sombrío. En noviembre de 2016, el chef David Chang expresó sus preocupaciones a través de Twitter sobre cómo era la residencia de Trump en Midtown "matando el tráfico peatonal del restaurante," y ahora, Koi, un restaurante de fusión japonesa ubicado en Trump Soho, está cerrando sus puertas.

“Obviamente, el restaurante está cerrando porque el negocio no funciona. No creo que nadie se ofreciera como voluntario para cerrar un negocio si estuviera ganando dinero ", dijo Suzanne Chou, asesora general de Koi Group. Grubstreet. "Más allá de eso, preferiría no especular sobre por qué, pero obviamente desde las elecciones ha bajado".

Según Jonathan Grullon, un busser y anfitrión en Koi, el restaurante ahora tiene solo diez empleados de servicio.

“Antes de que Trump ganara lo estábamos haciendo muy bien. Había mucha gente que teníamos, nuestros clientes habituales, que iban al hotel pero no estaban afiliados a Trump ”, dijo Grullon. "Y decían que si él gana, ya no vendremos aquí".

Para leer acerca de 9 restaurantes que pagan alquiler a Donald Trump, haga clic aquí.


Conoce al ayudante de camarero que se enfrentará a Donald Trump por la inmigración

Ricardo Aca trabaja como ayudante de camarero en un restaurante en la torre de condominios Trump SoHo. Se convirtió en un éxito de YouTube con su video hablando en contra de los comentarios de inmigración de Trump.

Unas semanas después de que Donald Trump lanzara su campaña a la presidencia, un amigo le hizo una pregunta a Ricardo Aca: "¿Cómo te sentirías si hicieras un documental corto y arriesgas tu trabajo?".

Aca, de 24 años, había llegado a Estados Unidos desde México cuando tenía 14 años. Ahora vivía en Brooklyn y trabajaba como ayudante de camarero en un exclusivo restaurante de sushi en la planta baja de la torre de condominios Trump SoHo.

Aca estaba enojado por los pronunciamientos de Trump de que México estaba enviando violadores y criminales a los Estados Unidos.Un aspirante a fotógrafo, recientemente había comenzado a tomar fotografías de otros inmigrantes con carteles que decían: "No soy un violador" y "No soy un criminal".

Le dijo que sí al amigo que le pidió filmarlo, y se pusieron a trabajar en un video corto con un título provocativo: “Conoce al inmigrante indocumentado que trabaja en un hotel Trump”.

Como testimonio de la fascinación por todo lo relacionado con Trump en la carrera presidencial de 2016, el video ha sido visto más de 1,5 millones de veces. Aca, que siempre ha estado más interesado en las cámaras que en la política, se ha encontrado en la primera línea del debate sobre inmigración.

Ha sido inundado con correos electrónicos y acosado por periodistas, con equipos de noticias en español llegando incluso a la casa de su familia en México. Ha sido detenido en el metro por otros inmigrantes que elogian su valentía por enfrentarse a un matón multimillonario y criticado por miles de comentaristas de YouTube como un criminal que debería ser deportado.

"Ha sido una locura", dijo Aca la semana pasada. Estaba comiendo tacos con un amigo, Hugo Segura, afuera de un restaurante mexicano en Bushwick, el vecindario donde creció Aca. La pareja una vez trabajaron juntos en un club nocturno de Manhattan, pero habían perdido el contacto. Cuando Segura, de 29 años, vio el video de Aca, se acercó.

“Estoy tan acostumbrado a que la gente discrimine a los mexicanos”, le dijo Segura a Aca. Pero algo en los comentarios de Trump tocó un punto sensible, dijo. “La forma en que lo dijo, simplemente parado allí diciéndolo, me dio energía. Estaba tan molesto. Quiero decir, ¿por qué tienes que ir tan lejos para intentar conseguir reconocimiento? "

"Sí, al principio pensamos que era sólo entretenimiento", dijo Aca. "Te ries. Y luego pasan unas semanas y empiezas a ver que él está ahí arriba en las encuestas y que la gente lo apoya y se vuelve realmente aterrador. Porque descubres que hay personas que se sienten así ".

El video fue dirigido por Chase Whiteside, un joven cineasta con una inclinación hacia la izquierda que ha ganado un número considerable de seguidores en Internet por sus cortometrajes que documentan reuniones de té. En el video, se ve a Aca tomando fotografías de inmigrantes en un partido de fútbol y haciendo su largo viaje en metro a Koi, el restaurante de sushi en Trump SoHo. Aca tiene otros dos trabajos: como corredor de comida en otro restaurante y como asistente en el estudio fotográfico en La Guardia Community College, su alma mater.

"Trump sigue señalando a estos inmigrantes que han hecho estas cosas terribles", dice Aca en el video. “Pero esos no son los inmigrantes que conozco. Eso no es lo que somos. No me enorgullece ir a trabajar todos los días bajo su nombre ".

Aca tenía 14 años cuando cruzó la frontera de Arizona con su hermana para reunirse con su madre en Nueva York.

En 2012, recibió un permiso de trabajo temporal y protección contra la deportación bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia del presidente Obama, que estaba disponible para ciertos inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños.

Algunos partidarios de Trump han criticado a Aca por tergiversar su estado migratorio en el video. También señalan que Koi alquila espacio en la torre de condominios y no es propiedad de Trump.

Aca dice que a pesar de que tiene un permiso de trabajo, todavía se considera indocumentado porque el próximo presidente podría terminar el programa de permisos de trabajo. "Trump ha dicho que quiere terminar con este programa", dijo Aca.

El plan de Trump para frenar la inmigración ilegal incluye propuestas para aumentar las deportaciones, construir una valla fronteriza masiva y poner fin a la ciudadanía automática para los niños nacidos de inmigrantes en el país ilegalmente. "Tienen que irse", ha dicho Trump en repetidas ocasiones.

Al candidato republicano se le preguntó sobre Aca después de que salió el video.

"Tiene un permiso de trabajo legal. Escuché que hace un buen trabajo ”, dijo Trump a los periodistas. "Al principio pensamos que era un inmigrante ilegal".

Aunque varias personas han llamado con enojo a los gerentes de Koi para decirles que solo deberían contratar trabajadores nativos, Aca no ha sido despedida. Está contento por eso, pero dice que no va a ceder con Trump. Ha sido invitado a hablar sobre su defensa por activistas inmigrantes y espera publicar sus fotos de inmigrantes en un libro.

“Es como, 'OK, todavía tengo mi trabajo'”, dijo Aca. "Pero todavía quieres deportarme a mí ya otros 11 millones de inmigrantes".


Conozca al ayudante de camarero que se enfrentará a Donald Trump por la inmigración

Ricardo Aca trabaja como ayudante de camarero en un restaurante en la torre de condominios Trump SoHo. Se convirtió en un éxito en YouTube con su video hablando en contra de los comentarios de inmigración de Trump.

Unas semanas después de que Donald Trump lanzara su campaña a la presidencia, un amigo le hizo una pregunta a Ricardo Aca: "¿Cómo te sentirías al hacer un documental corto y arriesgar tu trabajo?"

Aca, de 24 años, había llegado a Estados Unidos desde México cuando tenía 14 años. Ahora vivía en Brooklyn y trabajaba como ayudante de camarero en un exclusivo restaurante de sushi en la planta baja de la torre de condominios Trump SoHo.

Aca estaba enojado por los pronunciamientos de Trump de que México estaba enviando violadores y criminales a los Estados Unidos.Un aspirante a fotógrafo, recientemente había comenzado a tomar fotografías de otros inmigrantes con carteles que decían: "No soy un violador" y "No soy un criminal".

Le dijo que sí al amigo que le pidió filmarlo, y se pusieron a trabajar en un video corto con un título provocativo: “Conoce al inmigrante indocumentado que trabaja en un hotel Trump”.

Como testimonio de la fascinación por todo lo relacionado con Trump en la carrera presidencial de 2016, el video ha sido visto más de 1,5 millones de veces. Aca, que siempre ha estado más interesado en las cámaras que en la política, se ha encontrado en la primera línea del debate sobre inmigración.

Ha sido inundado con correos electrónicos y acosado por periodistas, con equipos de noticias en español llegando incluso a la casa de su familia en México. Ha sido detenido en el metro por otros inmigrantes que elogian su valentía por enfrentarse a un matón multimillonario y criticado por miles de comentaristas de YouTube como un criminal que debería ser deportado.

"Ha sido una locura", dijo Aca la semana pasada. Estaba comiendo tacos con un amigo, Hugo Segura, afuera de un restaurante mexicano en Bushwick, el vecindario donde creció Aca. La pareja una vez trabajaron juntos en un club nocturno de Manhattan, pero habían perdido contacto. Cuando Segura, de 29 años, vio el video de Aca, se acercó.

“Estoy tan acostumbrado a que la gente discrimine a los mexicanos”, le dijo Segura a Aca. Pero algo en los comentarios de Trump tocó un punto sensible, dijo. “La forma en que lo dijo, simplemente parado allí diciéndolo, me dio energía. Estaba tan molesto. Quiero decir, ¿por qué tienes que ir tan lejos para intentar conseguir reconocimiento? "

"Sí, al principio pensamos que era sólo entretenimiento", dijo Aca. "Te ries. Y luego pasan unas semanas y empiezas a ver que él está ahí arriba en las encuestas y que la gente lo apoya y se vuelve realmente aterrador. Porque descubres que hay gente que se siente así ".

El video fue dirigido por Chase Whiteside, un joven cineasta con una inclinación hacia la izquierda que ha ganado un número considerable de seguidores en Internet por sus cortometrajes que documentan reuniones de té. En el video, se ve a Aca tomando fotografías de inmigrantes en un partido de fútbol y haciendo su largo viaje en metro a Koi, el restaurante de sushi en Trump SoHo. Aca tiene otros dos trabajos: como corredor de comida en otro restaurante y como asistente en el estudio fotográfico en La Guardia Community College, su alma mater.

"Trump sigue señalando a estos inmigrantes que han hecho estas cosas terribles", dice Aca en el video. “Pero esos no son los inmigrantes que conozco. Eso no es lo que somos. No me enorgullece ir a trabajar todos los días bajo su nombre ".

Aca tenía 14 años cuando cruzó la frontera de Arizona con su hermana para reunirse con su madre en Nueva York.

En 2012, recibió un permiso de trabajo temporal y protección contra la deportación bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia del presidente Obama, que estaba disponible para ciertos inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños.

Algunos partidarios de Trump han criticado a Aca por tergiversar su estado migratorio en el video. También señalan que Koi alquila espacio en la torre de condominios y no es propiedad de Trump.

Aca dice que a pesar de que tiene un permiso de trabajo, todavía se considera indocumentado porque el próximo presidente podría terminar el programa de permisos de trabajo. “Trump ha dicho que quiere terminar con este programa”, dijo Aca.

El plan de Trump para frenar la inmigración ilegal incluye propuestas para aumentar las deportaciones, construir una valla fronteriza masiva y poner fin a la ciudadanía automática para los niños nacidos de inmigrantes en el país ilegalmente. "Tienen que irse", ha dicho Trump en repetidas ocasiones.

Se le preguntó al candidato republicano sobre Aca después de que salió el video.

"Tiene un permiso de trabajo legal. Escuché que hace un buen trabajo ”, dijo Trump a los periodistas. "Al principio pensamos que era un inmigrante ilegal".

Aunque varias personas han llamado con enojo a los gerentes de Koi para decirles que solo deberían contratar trabajadores nativos, Aca no ha sido despedida. Está contento por eso, pero dice que no va a ceder con Trump. Ha sido invitado a hablar sobre su defensa por activistas inmigrantes y espera publicar sus fotos de inmigrantes en un libro.

“Es como, 'OK, todavía tengo mi trabajo'”, dijo Aca. "Pero todavía quieres deportarme a mí ya otros 11 millones de inmigrantes".


Conoce al ayudante de camarero que se enfrentará a Donald Trump por la inmigración

Ricardo Aca trabaja como ayudante de camarero en un restaurante en la torre de condominios Trump SoHo. Se convirtió en un éxito en YouTube con su video hablando en contra de los comentarios de inmigración de Trump.

Unas semanas después de que Donald Trump lanzara su campaña a la presidencia, un amigo le hizo una pregunta a Ricardo Aca: "¿Cómo te sentirías si hicieras un documental corto y arriesgas tu trabajo?".

Aca, de 24 años, había llegado a Estados Unidos desde México cuando tenía 14 años. Ahora vivía en Brooklyn y trabajaba como ayudante de camarero en un exclusivo restaurante de sushi en la planta baja de la torre de condominios Trump SoHo.

Aca estaba enojado por las declaraciones de Trump de que México estaba enviando violadores y criminales a los Estados Unidos.Un aspirante a fotógrafo, recientemente había comenzado a tomar fotografías de otros inmigrantes con carteles que decían: "No soy un violador" y "No soy un criminal".

Le dijo que sí al amigo que le pidió filmarlo, y se pusieron a trabajar en un video corto con un título provocativo: "Conoce al inmigrante indocumentado que trabaja en un hotel Trump".

Como testimonio de la fascinación por todo lo relacionado con Trump en la carrera presidencial de 2016, el video ha sido visto más de 1,5 millones de veces. Aca, que siempre ha estado más interesado en las cámaras que en la política, se ha encontrado en la primera línea del debate sobre inmigración.

Ha sido inundado con correos electrónicos y acosado por periodistas, con equipos de noticias en español llegando incluso a la casa de su familia en México. Ha sido detenido en el metro por otros inmigrantes que elogian su valentía por enfrentarse a un matón multimillonario y criticado por miles de comentaristas de YouTube como un criminal que debería ser deportado.

"Ha sido una locura", dijo Aca la semana pasada. Estaba comiendo tacos con un amigo, Hugo Segura, afuera de un restaurante mexicano en Bushwick, el vecindario donde creció Aca. La pareja una vez trabajaron juntos en un club nocturno de Manhattan, pero habían perdido el contacto. Cuando Segura, de 29 años, vio el video de Aca, se acercó.

“Estoy tan acostumbrado a que la gente discrimine a los mexicanos”, le dijo Segura a Aca. Pero algo en los comentarios de Trump tocó un punto sensible, dijo. “La forma en que lo dijo, simplemente parado allí diciéndolo, me dio energía. Estaba tan molesto. Quiero decir, ¿por qué tienes que ir tan lejos para intentar conseguir reconocimiento? "

"Sí, al principio pensamos que era sólo entretenimiento", dijo Aca. "Te ries. Y luego pasan unas semanas y empiezas a ver que él está ahí arriba en las encuestas y que la gente lo apoya y se vuelve realmente aterrador. Porque descubres que hay personas que se sienten así ".

El video fue dirigido por Chase Whiteside, un joven cineasta con una inclinación hacia la izquierda que ha ganado un número considerable de seguidores en Internet por sus cortometrajes que documentan reuniones de té. En el video, se ve a Aca tomando fotografías de inmigrantes en un partido de fútbol y haciendo su largo viaje en metro a Koi, el restaurante de sushi en Trump SoHo. Aca tiene otros dos trabajos: como corredor de comida en otro restaurante y como asistente en el estudio fotográfico en La Guardia Community College, su alma mater.

“Trump sigue señalando a estos inmigrantes que han hecho cosas terribles”, dice Aca en el video. “Pero esos no son los inmigrantes que conozco. Eso no es lo que somos. No me enorgullece ir a trabajar todos los días bajo su nombre ".

Aca tenía 14 años cuando cruzó la frontera de Arizona con su hermana para reunirse con su madre en Nueva York.

En 2012, recibió un permiso de trabajo temporal y protección contra la deportación bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia del presidente Obama, que estaba disponible para ciertos inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños.

Algunos partidarios de Trump han criticado a Aca por tergiversar su estado migratorio en el video. También señalan que Koi alquila espacio en la torre de condominios y no es propiedad de Trump.

Aca dice que a pesar de que tiene un permiso de trabajo, todavía se considera indocumentado porque el próximo presidente podría terminar el programa de permisos de trabajo. "Trump ha dicho que quiere terminar con este programa", dijo Aca.

El plan de Trump para frenar la inmigración ilegal incluye propuestas para aumentar las deportaciones, construir una valla fronteriza masiva y poner fin a la ciudadanía automática para los niños nacidos de inmigrantes en el país ilegalmente. "Tienen que irse", ha dicho Trump en repetidas ocasiones.

Al candidato republicano se le preguntó sobre Aca después de que salió el video.

"Tiene un permiso de trabajo legal. Escuché que hace un buen trabajo ”, dijo Trump a los periodistas. "Al principio pensamos que era un inmigrante ilegal".

Aunque varias personas han llamado con enojo a los gerentes de Koi para decirles que solo deberían contratar trabajadores nativos, Aca no ha sido despedida. Está contento por eso, pero dice que no va a ceder con Trump. Ha sido invitado a hablar sobre su defensa por activistas inmigrantes y espera publicar sus fotos de inmigrantes en un libro.

“Es como, 'OK, todavía tengo mi trabajo'”, dijo Aca. "Pero todavía quieres deportarme a mí ya otros 11 millones de inmigrantes".


Conozca al ayudante de camarero que se enfrentará a Donald Trump por la inmigración

Ricardo Aca trabaja como ayudante de camarero en un restaurante en la torre de condominios Trump SoHo. Se convirtió en un éxito en YouTube con su video hablando en contra de los comentarios de inmigración de Trump.

Unas semanas después de que Donald Trump lanzara su campaña a la presidencia, un amigo le hizo una pregunta a Ricardo Aca: "¿Cómo te sentirías si hicieras un documental corto y arriesgas tu trabajo?".

Aca, de 24 años, había llegado a Estados Unidos desde México cuando tenía 14 años. Ahora vivía en Brooklyn y trabajaba como ayudante de camarero en un exclusivo restaurante de sushi en la planta baja de la torre de condominios Trump SoHo.

Aca estaba enojado por los pronunciamientos de Trump de que México estaba enviando violadores y criminales a los Estados Unidos.Un aspirante a fotógrafo, recientemente había comenzado a tomar fotografías de otros inmigrantes con carteles que decían: "No soy un violador" y "No soy un criminal".

Le dijo que sí al amigo que le pidió filmarlo, y se pusieron a trabajar en un video corto con un título provocativo: “Conoce al inmigrante indocumentado que trabaja en un hotel Trump”.

Como testimonio de la fascinación por todo lo relacionado con Trump en la carrera presidencial de 2016, el video ha sido visto más de 1,5 millones de veces. Aca, que siempre ha estado más interesado en las cámaras que en la política, se ha encontrado en la primera línea del debate sobre inmigración.

Ha sido inundado con correos electrónicos y acosado por periodistas, con equipos de noticias en español llegando incluso a la casa de su familia en México. Ha sido detenido en el metro por otros inmigrantes que elogian su valentía por enfrentarse a un matón multimillonario y criticado por miles de comentaristas de YouTube como un criminal que debería ser deportado.

"Ha sido una locura", dijo Aca la semana pasada. Estaba comiendo tacos con un amigo, Hugo Segura, afuera de un restaurante mexicano en Bushwick, el vecindario donde creció Aca. La pareja una vez trabajaron juntos en un club nocturno de Manhattan, pero habían perdido el contacto. Cuando Segura, de 29 años, vio el video de Aca, se acercó.

“Estoy tan acostumbrado a que la gente discrimine a los mexicanos”, le dijo Segura a Aca. Pero algo en los comentarios de Trump tocó un punto sensible, dijo. “La forma en que lo dijo, simplemente parado allí diciéndolo, me dio energía. Estaba tan molesto. Quiero decir, ¿por qué tienes que ir tan lejos para intentar conseguir reconocimiento? "

"Sí, al principio pensamos que era sólo entretenimiento", dijo Aca. "Te ries. Y luego pasan unas semanas y empiezas a ver que él está ahí arriba en las encuestas y que la gente lo apoya y se vuelve realmente aterrador. Porque descubres que hay personas que se sienten así ".

El video fue dirigido por Chase Whiteside, un joven cineasta con una inclinación hacia la izquierda que ha ganado un número considerable de seguidores en Internet por sus cortometrajes que documentan reuniones de té. En el video, se ve a Aca tomando fotografías de inmigrantes en un partido de fútbol y haciendo su largo viaje en metro a Koi, el restaurante de sushi en Trump SoHo. Aca tiene otros dos trabajos: como corredor de comida en otro restaurante y como asistente en el estudio fotográfico en La Guardia Community College, su alma mater.

"Trump sigue señalando a estos inmigrantes que han hecho estas cosas terribles", dice Aca en el video. “Pero esos no son los inmigrantes que conozco. Eso no es lo que somos. No me enorgullece ir a trabajar todos los días bajo su nombre ".

Aca tenía 14 años cuando cruzó la frontera de Arizona con su hermana para reunirse con su madre en Nueva York.

En 2012, recibió un permiso de trabajo temporal y protección contra la deportación bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia del presidente Obama, que estaba disponible para ciertos inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños.

Algunos partidarios de Trump han criticado a Aca por tergiversar su estado migratorio en el video. También señalan que Koi alquila espacio en la torre de condominios y no es propiedad de Trump.

Aca dice que a pesar de que tiene un permiso de trabajo, todavía se considera indocumentado porque el próximo presidente podría terminar el programa de permisos de trabajo. "Trump ha dicho que quiere terminar con este programa", dijo Aca.

El plan de Trump para frenar la inmigración ilegal incluye propuestas para aumentar las deportaciones, construir una valla fronteriza masiva y poner fin a la ciudadanía automática para los niños nacidos de inmigrantes en el país ilegalmente. "Tienen que irse", ha dicho Trump en repetidas ocasiones.

Se le preguntó al candidato republicano sobre Aca después de que salió el video.

"Tiene un permiso de trabajo legal. Escuché que hace un buen trabajo ”, dijo Trump a los periodistas. "Al principio pensamos que era un inmigrante ilegal".

Aunque varias personas han llamado con enojo a los gerentes de Koi para decirles que solo deberían contratar trabajadores nativos, Aca no ha sido despedida. Está contento por eso, pero dice que no va a ceder con Trump. Ha sido invitado a hablar sobre su defensa por activistas inmigrantes y espera publicar sus fotos de inmigrantes en un libro.

“Es como, 'OK, todavía tengo mi trabajo'”, dijo Aca. "Pero todavía quieres deportarme a mí ya otros 11 millones de inmigrantes".


Conozca al ayudante de camarero que se enfrentará a Donald Trump por la inmigración

Ricardo Aca trabaja como ayudante de camarero en un restaurante en la torre de condominios Trump SoHo. Se convirtió en un éxito en YouTube con su video hablando en contra de los comentarios de inmigración de Trump.

Unas semanas después de que Donald Trump lanzara su campaña a la presidencia, un amigo le hizo una pregunta a Ricardo Aca: "¿Cómo te sentirías al hacer un documental corto y arriesgar tu trabajo?"

Aca, de 24 años, había llegado a Estados Unidos desde México cuando tenía 14 años. Ahora vivía en Brooklyn y trabajaba como ayudante de camarero en un exclusivo restaurante de sushi en la planta baja de la torre de condominios Trump SoHo.

Aca estaba enojado por las declaraciones de Trump de que México estaba enviando violadores y criminales a los Estados Unidos.Un aspirante a fotógrafo, recientemente había comenzado a tomar fotografías de otros inmigrantes con carteles que decían: "No soy un violador" y "No soy un criminal".

Le dijo que sí al amigo que le pidió filmarlo, y se pusieron a trabajar en un video corto con un título provocativo: "Conoce al inmigrante indocumentado que trabaja en un hotel Trump".

Como testimonio de la fascinación por todo lo relacionado con Trump en la carrera presidencial de 2016, el video ha sido visto más de 1,5 millones de veces. Aca, que siempre ha estado más interesado en las cámaras que en la política, se ha encontrado en la primera línea del debate sobre inmigración.

Ha sido inundado con correos electrónicos y acosado por periodistas, con equipos de noticias en español llegando incluso a la casa de su familia en México. Ha sido detenido en el metro por otros inmigrantes que elogian su valentía por enfrentarse a un matón multimillonario y criticado por miles de comentaristas de YouTube como un criminal que debería ser deportado.

"Ha sido una locura", dijo Aca la semana pasada. Estaba comiendo tacos con un amigo, Hugo Segura, afuera de un restaurante mexicano en Bushwick, el vecindario donde creció Aca. La pareja una vez trabajaron juntos en un club nocturno de Manhattan, pero habían perdido contacto. Cuando Segura, de 29 años, vio el video de Aca, se acercó.

“Estoy tan acostumbrado a que la gente discrimine a los mexicanos”, le dijo Segura a Aca. Pero algo en los comentarios de Trump tocó un punto sensible, dijo. “La forma en que lo dijo, simplemente parado allí diciéndolo, me dio energía. Estaba tan molesto. Quiero decir, ¿por qué tienes que ir tan lejos para intentar conseguir reconocimiento? "

"Sí, al principio pensamos que era sólo entretenimiento", dijo Aca. "Te ries. Y luego pasan unas semanas y empiezas a ver que él está ahí arriba en las encuestas y que la gente lo apoya y se vuelve realmente aterrador. Porque descubres que hay personas que se sienten así ".

El video fue dirigido por Chase Whiteside, un joven cineasta con una inclinación hacia la izquierda que ha ganado un número considerable de seguidores en Internet por sus cortometrajes que documentan reuniones de té. En el video, se ve a Aca tomando fotografías de inmigrantes en un partido de fútbol y haciendo su largo viaje en metro a Koi, el restaurante de sushi en Trump SoHo. Aca tiene otros dos trabajos: como corredor de comida en otro restaurante y como asistente en el estudio fotográfico en La Guardia Community College, su alma mater.

"Trump sigue señalando a estos inmigrantes que han hecho estas cosas terribles", dice Aca en el video. “Pero esos no son los inmigrantes que conozco. Eso no es lo que somos. No me enorgullece ir a trabajar todos los días bajo su nombre ".

Aca tenía 14 años cuando cruzó la frontera de Arizona con su hermana para reunirse con su madre en Nueva York.

En 2012, recibió un permiso de trabajo temporal y protección contra la deportación bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia del presidente Obama, que estaba disponible para ciertos inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños.

Algunos partidarios de Trump han criticado a Aca por tergiversar su estado migratorio en el video. También señalan que Koi alquila espacio en la torre de condominios y no es propiedad de Trump.

Aca dice que a pesar de que tiene un permiso de trabajo, todavía se considera indocumentado porque el próximo presidente podría terminar el programa de permisos de trabajo. "Trump ha dicho que quiere terminar con este programa", dijo Aca.

El plan de Trump para frenar la inmigración ilegal incluye propuestas para aumentar las deportaciones, construir una valla fronteriza masiva y poner fin a la ciudadanía automática para los niños nacidos de inmigrantes en el país ilegalmente. "Tienen que irse", ha dicho Trump en repetidas ocasiones.

Se le preguntó al candidato republicano sobre Aca después de que salió el video.

"Tiene un permiso de trabajo legal. Escuché que hace un buen trabajo ”, dijo Trump a los periodistas. "Al principio pensamos que era un inmigrante ilegal".

Aunque varias personas han llamado con enojo a los gerentes de Koi para decirles que solo deberían contratar trabajadores nativos, Aca no ha sido despedida. Está contento por eso, pero dice que no va a ceder con Trump. Ha sido invitado a hablar sobre su defensa por activistas inmigrantes y espera publicar sus fotos de inmigrantes en un libro.

“Es como, 'OK, todavía tengo mi trabajo'”, dijo Aca. "Pero todavía quieres deportarme a mí ya otros 11 millones de inmigrantes".


Conoce al ayudante de camarero que se enfrentará a Donald Trump por la inmigración

Ricardo Aca trabaja como ayudante de camarero en un restaurante en la torre de condominios Trump SoHo. Se convirtió en un éxito de YouTube con su video hablando en contra de los comentarios de inmigración de Trump.

Unas semanas después de que Donald Trump lanzara su campaña a la presidencia, un amigo le hizo una pregunta a Ricardo Aca: "¿Cómo te sentirías al hacer un documental corto y arriesgar tu trabajo?"

Aca, de 24 años, había llegado a Estados Unidos desde México cuando tenía 14 años. Ahora vivía en Brooklyn y trabajaba como ayudante de camarero en un exclusivo restaurante de sushi en la planta baja de la torre de condominios Trump SoHo.

Aca estaba enojado por las declaraciones de Trump de que México estaba enviando violadores y criminales a los Estados Unidos.Un aspirante a fotógrafo, recientemente había comenzado a tomar fotografías de otros inmigrantes con carteles que decían: "No soy un violador" y "No soy un criminal".

Le dijo que sí al amigo que le pidió filmarlo, y se pusieron a trabajar en un video corto con un título provocativo: “Conoce al inmigrante indocumentado que trabaja en un hotel Trump”.

Como testimonio de la fascinación por todo lo relacionado con Trump en la carrera presidencial de 2016, el video ha sido visto más de 1,5 millones de veces. Aca, que siempre ha estado más interesado en las cámaras que en la política, se ha encontrado en la primera línea del debate sobre inmigración.

Ha sido inundado con correos electrónicos y acosado por periodistas, con equipos de noticias en español llegando incluso a la casa de su familia en México. Ha sido detenido en el metro por otros inmigrantes que elogian su valentía por enfrentarse a un matón multimillonario y criticado por miles de comentaristas de YouTube como un criminal que debería ser deportado.

"Ha sido una locura", dijo Aca la semana pasada. Estaba comiendo tacos con un amigo, Hugo Segura, afuera de un restaurante mexicano en Bushwick, el vecindario donde creció Aca. La pareja una vez trabajaron juntos en un club nocturno de Manhattan, pero habían perdido el contacto. Cuando Segura, de 29 años, vio el video de Aca, se acercó.

“Estoy tan acostumbrado a que la gente discrimine a los mexicanos”, le dijo Segura a Aca. Pero algo en los comentarios de Trump tocó un nervio, dijo. “La forma en que lo dijo, simplemente parado allí diciéndolo, me dio energía. Estaba tan molesto. Quiero decir, ¿por qué tienes que ir tan lejos para intentar conseguir reconocimiento?

"Sí, al principio pensamos que era simplemente entretenimiento", dijo Aca. "Te ries. Y luego pasan unas semanas y empiezas a ver que él está ahí arriba en las encuestas y que la gente lo apoya y se vuelve realmente aterrador. Porque descubres que hay gente que se siente así ".

El video fue dirigido por Chase Whiteside, un joven cineasta con una inclinación hacia la izquierda que ha ganado un número considerable de seguidores en Internet por sus cortometrajes que documentan reuniones de té. En el video, se ve a Aca tomando fotografías de inmigrantes en un partido de fútbol y haciendo su largo viaje en metro a Koi, el restaurante de sushi en Trump SoHo. Aca tiene otros dos trabajos: como corredor de comida en otro restaurante y como asistente en el estudio fotográfico en La Guardia Community College, su alma mater.

"Trump sigue señalando a estos inmigrantes que han hecho estas cosas terribles", dice Aca en el video. “Pero esos no son los inmigrantes que conozco. Eso no es lo que somos. No me enorgullece ir a trabajar todos los días bajo su nombre ".

Aca tenía 14 años cuando cruzó la frontera de Arizona con su hermana para reunirse con su madre en Nueva York.

En 2012, recibió un permiso de trabajo temporal y protección contra la deportación bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia del presidente Obama, que estaba disponible para ciertos inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños.

Some Trump supporters have criticized Aca for misrepresenting his immigration status in the video. They also point out that Koi leases space at the condo tower and is not owned by Trump.

Aca says that even though he has a work permit, he still considers himself undocumented because the work permit program could be terminated by the next president. “Trump has said he wants to end this program,” Aca said.

Trump’s plan to curb illegal immigration includes proposals to ramp up deportations, build a massive border fence and end automatic citizenship for children born to immigrants in the country illegally. “They have to go,” Trump has repeatedly said.

The Republican front-runner was asked about Aca after the video came out.

“He’s got a legal work permit. I’ve heard he does a good job,” Trump told journalists. “We thought he was an illegal immigrant at first.”

Although multiple people have angrily called Koi’s managers to say they should hire only native-born workers, Aca hasn’t been fired. He’s glad for that, but says he isn’t going to let up on Trump. He has been invited to speak about his advocacy by immigrant activists, and he hopes to publish his photos of immigrants in a book.

“It’s like, ‘OK, I still have my job,’” Aca said. “But you still want to deport me and 11 million other immigrants.”


Meet the busboy who’s taking on Donald Trump over immigration

Ricardo Aca works as a busboy at a restaurant in Trump SoHo condo tower. He became a YouTube hit with his video speaking out against Trump’s immigration comments.

A few weeks after Donald Trump launched his campaign for the presidency, a friend asked Ricardo Aca a question: “How would you feel about making a short documentary and risking your job?”

Aca, 24, had come to the U.S. from Mexico when he was 14. Now he lived in Brooklyn and worked as a busboy at an upscale sushi restaurant on the ground floor of the Trump SoHo condo tower.

Aca was angry about Trump’s pronouncements that Mexico was sending rapists and criminals to the U.S. An aspiring photographer, he had recently started taking pictures of fellow immigrants holding signs that said, “I am not a rapist” and “I am not a criminal.”

He said yes to the friend who asked to film him, and they got to work on a short video with a provocative title: “Meet the Undocumented Immigrant Who Works in a Trump Hotel.”

In a testimony to the fascination with all things Trump in the 2016 presidential race, the video has been viewed more than 1.5 million times. Aca, who has always been more interested in cameras than politics, has found himself on the front lines of the immigration debate.

He has been flooded with emails and hounded by journalists, with Spanish-language news crews even descending on his family home in Mexico. He has been stopped on the subway by other immigrants who praise his bravery for standing up to a billionaire bully and criticized by thousands of YouTube commenters as a criminal who should be deported.

“It’s been pretty crazy,” Aca said last week. He was having tacos with a friend, Hugo Segura, outside a Mexican restaurant in Bushwick, the neighborhood where Aca grew up. The pair once worked together at a Manhattan nightclub but had fallen out of touch. When Segura, 29, saw Aca’s video, he reached out.

“I’m so used to people discriminating against Mexicans,” Segura said to Aca. But something about Trump’s comments hit a nerve, he said. “The way he said it, just standing there saying it, it just fueled me. I was just so upset. I mean, why do you have to go so far to try to get recognition?”

“Yeah, at first we thought it was just, like, entertainment,” Aca said. “You laugh. And then a few weeks go by and you start to see that he’s up there in the polls and people are supporting him and it just kind of becomes really scary. Because you find out that there are people out there who feel this way.”

The video was directed by Chase Whiteside, a young filmmaker with a left-leaning bent who has gained a sizable Internet following for his short films documenting tea party gatherings. In the video, Aca is seen taking photographs of immigrants at a soccer game and making his long subway commute to Koi, the sushi restaurant at Trump SoHo. Aca works two other jobs — as a food runner at another restaurant and as an assistant in the photo studio at La Guardia Community College, his alma mater.

“Trump keeps pointing out these immigrants that have done these terrible things,” Aca says in the video. “But those are not the immigrants I know. That’s not what we’re like. It doesn’t make me proud to go to work every day under his name.”

Aca was 14 when he crossed the Arizona border with his sister to join their mother in New York.

In 2012, he received a temporary work permit and protection from deportation under President Obama’s Deferred Action for Childhood Arrivals program, which was available to certain immigrants who came to the U.S. as children.

Some Trump supporters have criticized Aca for misrepresenting his immigration status in the video. They also point out that Koi leases space at the condo tower and is not owned by Trump.

Aca says that even though he has a work permit, he still considers himself undocumented because the work permit program could be terminated by the next president. “Trump has said he wants to end this program,” Aca said.

Trump’s plan to curb illegal immigration includes proposals to ramp up deportations, build a massive border fence and end automatic citizenship for children born to immigrants in the country illegally. “They have to go,” Trump has repeatedly said.

The Republican front-runner was asked about Aca after the video came out.

“He’s got a legal work permit. I’ve heard he does a good job,” Trump told journalists. “We thought he was an illegal immigrant at first.”

Although multiple people have angrily called Koi’s managers to say they should hire only native-born workers, Aca hasn’t been fired. He’s glad for that, but says he isn’t going to let up on Trump. He has been invited to speak about his advocacy by immigrant activists, and he hopes to publish his photos of immigrants in a book.

“It’s like, ‘OK, I still have my job,’” Aca said. “But you still want to deport me and 11 million other immigrants.”


Meet the busboy who’s taking on Donald Trump over immigration

Ricardo Aca works as a busboy at a restaurant in Trump SoHo condo tower. He became a YouTube hit with his video speaking out against Trump’s immigration comments.

A few weeks after Donald Trump launched his campaign for the presidency, a friend asked Ricardo Aca a question: “How would you feel about making a short documentary and risking your job?”

Aca, 24, had come to the U.S. from Mexico when he was 14. Now he lived in Brooklyn and worked as a busboy at an upscale sushi restaurant on the ground floor of the Trump SoHo condo tower.

Aca was angry about Trump’s pronouncements that Mexico was sending rapists and criminals to the U.S. An aspiring photographer, he had recently started taking pictures of fellow immigrants holding signs that said, “I am not a rapist” and “I am not a criminal.”

He said yes to the friend who asked to film him, and they got to work on a short video with a provocative title: “Meet the Undocumented Immigrant Who Works in a Trump Hotel.”

In a testimony to the fascination with all things Trump in the 2016 presidential race, the video has been viewed more than 1.5 million times. Aca, who has always been more interested in cameras than politics, has found himself on the front lines of the immigration debate.

He has been flooded with emails and hounded by journalists, with Spanish-language news crews even descending on his family home in Mexico. He has been stopped on the subway by other immigrants who praise his bravery for standing up to a billionaire bully and criticized by thousands of YouTube commenters as a criminal who should be deported.

“It’s been pretty crazy,” Aca said last week. He was having tacos with a friend, Hugo Segura, outside a Mexican restaurant in Bushwick, the neighborhood where Aca grew up. The pair once worked together at a Manhattan nightclub but had fallen out of touch. When Segura, 29, saw Aca’s video, he reached out.

“I’m so used to people discriminating against Mexicans,” Segura said to Aca. But something about Trump’s comments hit a nerve, he said. “The way he said it, just standing there saying it, it just fueled me. I was just so upset. I mean, why do you have to go so far to try to get recognition?”

“Yeah, at first we thought it was just, like, entertainment,” Aca said. “You laugh. And then a few weeks go by and you start to see that he’s up there in the polls and people are supporting him and it just kind of becomes really scary. Because you find out that there are people out there who feel this way.”

The video was directed by Chase Whiteside, a young filmmaker with a left-leaning bent who has gained a sizable Internet following for his short films documenting tea party gatherings. In the video, Aca is seen taking photographs of immigrants at a soccer game and making his long subway commute to Koi, the sushi restaurant at Trump SoHo. Aca works two other jobs — as a food runner at another restaurant and as an assistant in the photo studio at La Guardia Community College, his alma mater.

“Trump keeps pointing out these immigrants that have done these terrible things,” Aca says in the video. “But those are not the immigrants I know. That’s not what we’re like. It doesn’t make me proud to go to work every day under his name.”

Aca was 14 when he crossed the Arizona border with his sister to join their mother in New York.

In 2012, he received a temporary work permit and protection from deportation under President Obama’s Deferred Action for Childhood Arrivals program, which was available to certain immigrants who came to the U.S. as children.

Some Trump supporters have criticized Aca for misrepresenting his immigration status in the video. They also point out that Koi leases space at the condo tower and is not owned by Trump.

Aca says that even though he has a work permit, he still considers himself undocumented because the work permit program could be terminated by the next president. “Trump has said he wants to end this program,” Aca said.

Trump’s plan to curb illegal immigration includes proposals to ramp up deportations, build a massive border fence and end automatic citizenship for children born to immigrants in the country illegally. “They have to go,” Trump has repeatedly said.

The Republican front-runner was asked about Aca after the video came out.

“He’s got a legal work permit. I’ve heard he does a good job,” Trump told journalists. “We thought he was an illegal immigrant at first.”

Although multiple people have angrily called Koi’s managers to say they should hire only native-born workers, Aca hasn’t been fired. He’s glad for that, but says he isn’t going to let up on Trump. He has been invited to speak about his advocacy by immigrant activists, and he hopes to publish his photos of immigrants in a book.

“It’s like, ‘OK, I still have my job,’” Aca said. “But you still want to deport me and 11 million other immigrants.”


Meet the busboy who’s taking on Donald Trump over immigration

Ricardo Aca works as a busboy at a restaurant in Trump SoHo condo tower. He became a YouTube hit with his video speaking out against Trump’s immigration comments.

A few weeks after Donald Trump launched his campaign for the presidency, a friend asked Ricardo Aca a question: “How would you feel about making a short documentary and risking your job?”

Aca, 24, had come to the U.S. from Mexico when he was 14. Now he lived in Brooklyn and worked as a busboy at an upscale sushi restaurant on the ground floor of the Trump SoHo condo tower.

Aca was angry about Trump’s pronouncements that Mexico was sending rapists and criminals to the U.S. An aspiring photographer, he had recently started taking pictures of fellow immigrants holding signs that said, “I am not a rapist” and “I am not a criminal.”

He said yes to the friend who asked to film him, and they got to work on a short video with a provocative title: “Meet the Undocumented Immigrant Who Works in a Trump Hotel.”

In a testimony to the fascination with all things Trump in the 2016 presidential race, the video has been viewed more than 1.5 million times. Aca, who has always been more interested in cameras than politics, has found himself on the front lines of the immigration debate.

He has been flooded with emails and hounded by journalists, with Spanish-language news crews even descending on his family home in Mexico. He has been stopped on the subway by other immigrants who praise his bravery for standing up to a billionaire bully and criticized by thousands of YouTube commenters as a criminal who should be deported.

“It’s been pretty crazy,” Aca said last week. He was having tacos with a friend, Hugo Segura, outside a Mexican restaurant in Bushwick, the neighborhood where Aca grew up. The pair once worked together at a Manhattan nightclub but had fallen out of touch. When Segura, 29, saw Aca’s video, he reached out.

“I’m so used to people discriminating against Mexicans,” Segura said to Aca. But something about Trump’s comments hit a nerve, he said. “The way he said it, just standing there saying it, it just fueled me. I was just so upset. I mean, why do you have to go so far to try to get recognition?”

“Yeah, at first we thought it was just, like, entertainment,” Aca said. “You laugh. And then a few weeks go by and you start to see that he’s up there in the polls and people are supporting him and it just kind of becomes really scary. Because you find out that there are people out there who feel this way.”

The video was directed by Chase Whiteside, a young filmmaker with a left-leaning bent who has gained a sizable Internet following for his short films documenting tea party gatherings. In the video, Aca is seen taking photographs of immigrants at a soccer game and making his long subway commute to Koi, the sushi restaurant at Trump SoHo. Aca works two other jobs — as a food runner at another restaurant and as an assistant in the photo studio at La Guardia Community College, his alma mater.

“Trump keeps pointing out these immigrants that have done these terrible things,” Aca says in the video. “But those are not the immigrants I know. That’s not what we’re like. It doesn’t make me proud to go to work every day under his name.”

Aca was 14 when he crossed the Arizona border with his sister to join their mother in New York.

In 2012, he received a temporary work permit and protection from deportation under President Obama’s Deferred Action for Childhood Arrivals program, which was available to certain immigrants who came to the U.S. as children.

Some Trump supporters have criticized Aca for misrepresenting his immigration status in the video. They also point out that Koi leases space at the condo tower and is not owned by Trump.

Aca says that even though he has a work permit, he still considers himself undocumented because the work permit program could be terminated by the next president. “Trump has said he wants to end this program,” Aca said.

Trump’s plan to curb illegal immigration includes proposals to ramp up deportations, build a massive border fence and end automatic citizenship for children born to immigrants in the country illegally. “They have to go,” Trump has repeatedly said.

The Republican front-runner was asked about Aca after the video came out.

“He’s got a legal work permit. I’ve heard he does a good job,” Trump told journalists. “We thought he was an illegal immigrant at first.”

Although multiple people have angrily called Koi’s managers to say they should hire only native-born workers, Aca hasn’t been fired. He’s glad for that, but says he isn’t going to let up on Trump. He has been invited to speak about his advocacy by immigrant activists, and he hopes to publish his photos of immigrants in a book.

“It’s like, ‘OK, I still have my job,’” Aca said. “But you still want to deport me and 11 million other immigrants.”


Meet the busboy who’s taking on Donald Trump over immigration

Ricardo Aca works as a busboy at a restaurant in Trump SoHo condo tower. He became a YouTube hit with his video speaking out against Trump’s immigration comments.

A few weeks after Donald Trump launched his campaign for the presidency, a friend asked Ricardo Aca a question: “How would you feel about making a short documentary and risking your job?”

Aca, 24, had come to the U.S. from Mexico when he was 14. Now he lived in Brooklyn and worked as a busboy at an upscale sushi restaurant on the ground floor of the Trump SoHo condo tower.

Aca was angry about Trump’s pronouncements that Mexico was sending rapists and criminals to the U.S. An aspiring photographer, he had recently started taking pictures of fellow immigrants holding signs that said, “I am not a rapist” and “I am not a criminal.”

He said yes to the friend who asked to film him, and they got to work on a short video with a provocative title: “Meet the Undocumented Immigrant Who Works in a Trump Hotel.”

In a testimony to the fascination with all things Trump in the 2016 presidential race, the video has been viewed more than 1.5 million times. Aca, who has always been more interested in cameras than politics, has found himself on the front lines of the immigration debate.

He has been flooded with emails and hounded by journalists, with Spanish-language news crews even descending on his family home in Mexico. He has been stopped on the subway by other immigrants who praise his bravery for standing up to a billionaire bully and criticized by thousands of YouTube commenters as a criminal who should be deported.

“It’s been pretty crazy,” Aca said last week. He was having tacos with a friend, Hugo Segura, outside a Mexican restaurant in Bushwick, the neighborhood where Aca grew up. The pair once worked together at a Manhattan nightclub but had fallen out of touch. When Segura, 29, saw Aca’s video, he reached out.

“I’m so used to people discriminating against Mexicans,” Segura said to Aca. But something about Trump’s comments hit a nerve, he said. “The way he said it, just standing there saying it, it just fueled me. I was just so upset. I mean, why do you have to go so far to try to get recognition?”

“Yeah, at first we thought it was just, like, entertainment,” Aca said. “You laugh. And then a few weeks go by and you start to see that he’s up there in the polls and people are supporting him and it just kind of becomes really scary. Because you find out that there are people out there who feel this way.”

The video was directed by Chase Whiteside, a young filmmaker with a left-leaning bent who has gained a sizable Internet following for his short films documenting tea party gatherings. In the video, Aca is seen taking photographs of immigrants at a soccer game and making his long subway commute to Koi, the sushi restaurant at Trump SoHo. Aca works two other jobs — as a food runner at another restaurant and as an assistant in the photo studio at La Guardia Community College, his alma mater.

“Trump keeps pointing out these immigrants that have done these terrible things,” Aca says in the video. “But those are not the immigrants I know. That’s not what we’re like. It doesn’t make me proud to go to work every day under his name.”

Aca was 14 when he crossed the Arizona border with his sister to join their mother in New York.

In 2012, he received a temporary work permit and protection from deportation under President Obama’s Deferred Action for Childhood Arrivals program, which was available to certain immigrants who came to the U.S. as children.

Some Trump supporters have criticized Aca for misrepresenting his immigration status in the video. They also point out that Koi leases space at the condo tower and is not owned by Trump.

Aca says that even though he has a work permit, he still considers himself undocumented because the work permit program could be terminated by the next president. “Trump has said he wants to end this program,” Aca said.

Trump’s plan to curb illegal immigration includes proposals to ramp up deportations, build a massive border fence and end automatic citizenship for children born to immigrants in the country illegally. “They have to go,” Trump has repeatedly said.

The Republican front-runner was asked about Aca after the video came out.

“He’s got a legal work permit. I’ve heard he does a good job,” Trump told journalists. “We thought he was an illegal immigrant at first.”

Although multiple people have angrily called Koi’s managers to say they should hire only native-born workers, Aca hasn’t been fired. He’s glad for that, but says he isn’t going to let up on Trump. He has been invited to speak about his advocacy by immigrant activists, and he hopes to publish his photos of immigrants in a book.

“It’s like, ‘OK, I still have my job,’” Aca said. “But you still want to deport me and 11 million other immigrants.”


Ver el vídeo: JENNIFER LÓPEZ - La VERDAD De Por qué Los Hombres La DEJAN - Historia