es.mpmn-digital.com
Nuevas recetas

El aceite de oliva puede prevenir el Alzheimer, revela un nuevo estudio

El aceite de oliva puede prevenir el Alzheimer, revela un nuevo estudio



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


El aceite de oliva ha sido elogiado durante mucho tiempo por sus beneficios para la salud cardiovascular, y ahora se ha demostrado que el aceite de oliva combate eficazmente la enfermedad de Alzheimer.

En un estudio publicado el 21 de junio, los investigadores observaron los efectos del consumo diario de aceite de oliva en un grupo de ratones. El aceite de oliva no solo fue eficaz para preservar la memoria y la función cognitiva, sino que los investigadores pudieron identificar los mecanismos detrás de su eficacia.

"Descubrimos que el aceite de oliva reduce la inflamación del cerebro, pero lo más importante es que activa un proceso conocido como autofagia", explicó. investigador principal Domenico Praticò, MD, profesor de los Departamentos de Farmacología y Microbiología y del Centro de Medicina Traslacional de la Facultad de Medicina Lewis Katz de la Universidad de Temple. Según Science Daily, "La autofagia es el proceso mediante el cual las células se descomponen y eliminan los desechos y toxinas intracelulares, como las placas amiloides y los ovillos de tau". Los desechos y las toxinas son los principales contribuyentes al impacto progresivo de la enfermedad de Alzheimer, incluida la pérdida de memoria y la incapacidad para usar el lenguaje.

Mientras que en la superficie, el grupo de ratones que comían aceite de oliva no parecía ser diferente del grupo de control que no lo hizo, “los ratones con la dieta enriquecida con aceite de oliva virgen extra se desempeñaron significativamente mejor en las pruebas diseñadas para evaluar la memoria de trabajo, la memoria espacial, y habilidades de aprendizaje ". Además, tras una investigación más detallada, las células nerviosas aparecieron y funcionaron mucho mejor que las células del grupo de control.

El estudio se publicó durante el "Mes de la concienciación sobre el Alzheimer y el cerebro" de la Asociación de Alzheimer y brindó esperanza y la promesa de innovación para las generaciones futuras que trabajan para curar la enfermedad degenerativa. Con más de cinco millones de estadounidenses afectados por la enfermedad de Alzheimer cada año - y se espera que ese número se triplique para 2050 - este descubrimiento podría tener un gran impacto en ambos la longevidad y la salud de las generaciones futuras.

La forma más común de demencia en los Estados Unidos, el Alzheimer no es una broma; durante algún tiempo, ha habido pocos avances importantes en la investigación sobre la prevención y la rehabilitación de la enfermedad. Eso hace que este estudio sea indudablemente emocionante; Praticò y los otros investigadores ya están alineados para comenzar a trabajar en un experimento de seguimiento.

Este estudio, junto con otras investigaciones sobre la cualidades beneficiosas del aceite de oliva, sirve como una prueba más de que los estadounidenses deben aumentar la ingesta de grasas y aceites saludables.

Algunas formas sencillas de incluir aceite de oliva en su dieta incluir saltear verduras rellenas de hierro, rociar aceite en pasta o ensaladas, o incluso agregándolo a tus postres decadentes.


Estudio: la dieta mediterránea puede ayudar a prevenir la demencia

Una dieta rica en verduras, frutas, aceite de oliva y pescado, la llamada dieta mediterránea, puede proteger al cerebro de la acumulación y el encogimiento de placa, sugiere un nuevo estudio.

Investigadores en Alemania analizaron el vínculo entre la dieta y las proteínas amiloide y tau, que son un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, pero que también se encuentran en el cerebro de personas mayores sin demencia.

"Estos resultados contribuyen al cuerpo de evidencia que vincula los hábitos alimenticios con la salud del cerebro y el rendimiento cognitivo en la vejez", dijo el investigador principal Tommaso Ballarini, investigador postdoctoral del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas en Bonn.

Comer una dieta similar a la mediterránea podría proteger al cerebro de la neurodegeneración y, por lo tanto, reducir el riesgo de desarrollar demencia, dijo.

"Sin embargo, se necesita más investigación para validar estos hallazgos y comprender mejor los mecanismos subyacentes", dijo Ballarini, ya que este estudio no pudo probar una relación de causa y efecto.

Para el estudio, él y sus colegas recopilaron datos sobre más de 500 personas, de las cuales más de 300 tenían un alto riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Los participantes informaron sobre sus dietas y realizaron pruebas de lenguaje, memoria y función ejecutiva. También se sometieron a escáneres cerebrales y a más de 200 se les tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo para buscar biomarcadores de amiloide y tau.

Después de ajustar por edad, sexo y educación, los investigadores encontraron que cada punto más bajo en la escala de la dieta mediterránea estaba relacionado con casi un año más de envejecimiento cerebral, visto en la parte del cerebro estrechamente relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Las personas que no siguieron una dieta mediterránea tenían niveles más altos de marcadores de amiloide y tau, encontraron los investigadores. Además, las personas que no siguieron una dieta mediterránea obtuvieron calificaciones más bajas en las pruebas de memoria que las que sí lo hicieron.

"En general, una adherencia más cercana a una dieta similar a la mediterránea se asoció con un volumen cerebral conservado en regiones vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, menos amiloide y tau anormales y mejor desempeño en las pruebas de memoria", dijo Ballarini.

Una limitación del estudio es que las personas informaron sobre su dieta, lo que podría llevar a errores al recordar qué y cuánto comieron, anotaron los investigadores.

Un experto estadounidense dijo que la dieta es solo un aspecto del cuadro de la enfermedad de Alzheimer.

"Seguimos viendo que la literatura gira en torno a la nutrición y la dieta y lo que podría significar en el futuro", dijo Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Alzheimer's Association.

La dieta, sin embargo, no es el único factor de estilo de vida que podría reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, dijo.

"Creo que los datos continúan evolucionando y demuestran que las intervenciones en el estilo de vida probablemente sean beneficiosas para reducir el deterioro cognitivo", dijo Snyder.

Otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio, también son importantes, dijo. Aún no está claro cómo la dieta y el ejercicio reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

"Creo que la clave es entender realmente cuál es esa receta, porque es poco probable que sea una sola cosa", dijo Snyder. "Es más probable que sea una combinación y la sinergia de esos comportamientos lo que resulte más beneficioso".

Snyder anotó que estos mismos factores de estilo de vida ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso algunos cánceres. "Pero existe la necesidad de averiguar cómo y qué podría ser más beneficioso para cada uno de ellos", agregó.

"Cuando observamos el Alzheimer y la cognición y el deterioro cognitivo, hemos visto constantemente que las dietas como la mediterránea se asocian con un menor riesgo en la edad adulta. Lo que todas tienen en común es que una dieta equilibrada asegura que su cerebro tenga los nutrientes que necesita. necesidades ", dijo Snyder.

"Creo que lo que sabemos es que lo que es bueno para su corazón es bueno para su cerebro, así que coma una dieta balanceada", dijo. "No existe una dieta adecuada, pero asegúrese de obtener todos los nutrientes que necesita, pero también de mantenerse activo, moverse y mantenerse activo".

El informe fue publicado en línea el jueves en la revista Neurology..

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad y la dieta de Alzheimer, consulte la Asociación de Alzheimer.

Derechos de autor © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Estudio: la dieta mediterránea puede ayudar a prevenir la demencia

Una dieta rica en verduras, frutas, aceite de oliva y pescado, la llamada dieta mediterránea, puede proteger al cerebro de la acumulación y el encogimiento de placa, sugiere un nuevo estudio.

Investigadores en Alemania analizaron el vínculo entre la dieta y las proteínas amiloide y tau, que son un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, pero que también se encuentran en el cerebro de personas mayores sin demencia.

"Estos resultados contribuyen al cuerpo de evidencia que vincula los hábitos alimenticios con la salud del cerebro y el rendimiento cognitivo en la vejez", dijo el investigador principal Tommaso Ballarini, investigador postdoctoral del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas en Bonn.

Comer una dieta similar a la mediterránea podría proteger al cerebro de la neurodegeneración y, por lo tanto, reducir el riesgo de desarrollar demencia, dijo.

"Sin embargo, se necesita más investigación para validar estos hallazgos y comprender mejor los mecanismos subyacentes", dijo Ballarini, ya que este estudio no pudo probar una relación de causa y efecto.

Para el estudio, él y sus colegas recopilaron datos sobre más de 500 personas, de las cuales más de 300 tenían un alto riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer.

Los participantes informaron sobre sus dietas y realizaron pruebas de lenguaje, memoria y función ejecutiva. También se sometieron a escáneres cerebrales y a más de 200 se les tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo para buscar biomarcadores de amiloide y tau.

Después de ajustar por edad, sexo y educación, los investigadores encontraron que cada punto más bajo en la escala de la dieta mediterránea estaba relacionado con casi un año más de envejecimiento cerebral, visto en la parte del cerebro estrechamente relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Las personas que no siguieron una dieta mediterránea tenían niveles más altos de marcadores de amiloide y tau, encontraron los investigadores. Además, las personas que no siguieron una dieta mediterránea obtuvieron calificaciones más bajas en las pruebas de memoria que las que sí lo hicieron.

"En general, una adherencia más cercana a una dieta mediterránea se asoció con un volumen cerebral conservado en regiones vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, menos amiloide y tau anormales y mejor desempeño en las pruebas de memoria", dijo Ballarini.

Una limitación del estudio es que las personas informaron sobre su dieta, lo que podría llevar a errores al recordar qué y cuánto comieron, anotaron los investigadores.

Un experto estadounidense dijo que la dieta es solo un aspecto del cuadro de la enfermedad de Alzheimer.

"Seguimos viendo que la literatura gira en torno a la nutrición y la dieta y lo que podría significar en el futuro", dijo Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Alzheimer's Association.

La dieta, sin embargo, no es el único factor de estilo de vida que podría reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, dijo.

"Creo que los datos continúan evolucionando y demuestran que las intervenciones en el estilo de vida probablemente sean beneficiosas para reducir el deterioro cognitivo", dijo Snyder.

Otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio, también son importantes, dijo. Aún no está claro cómo la dieta y el ejercicio reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

"Creo que la clave es entender realmente cuál es esa receta, porque es poco probable que sea una sola cosa", dijo Snyder. "Es más probable que sea una combinación y la sinergia de esos comportamientos lo que resulte más beneficioso".

Snyder anotó que estos mismos factores de estilo de vida ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso algunos cánceres. "Pero existe la necesidad de averiguar cómo y qué podría ser más beneficioso para cada uno de ellos", agregó.

"Cuando observamos el Alzheimer y la cognición y el deterioro cognitivo, hemos visto constantemente que las dietas como la mediterránea se asocian con un menor riesgo en la edad adulta. Lo que todas tienen en común es que una dieta equilibrada asegura que su cerebro tenga los nutrientes que necesita. necesidades ", dijo Snyder.

"Creo que lo que sabemos es que lo que es bueno para su corazón es bueno para su cerebro, así que coma una dieta balanceada", dijo. "No existe una dieta adecuada, pero asegúrese de obtener todos los nutrientes que necesita, pero también de mantenerse activo, moverse y mantenerse activo".

El informe fue publicado en línea el jueves en la revista Neurology..

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad y la dieta de Alzheimer, consulte la Asociación de Alzheimer.

Derechos de autor © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Estudio: la dieta mediterránea puede ayudar a prevenir la demencia

Una dieta rica en verduras, frutas, aceite de oliva y pescado, la llamada dieta mediterránea, puede proteger al cerebro de la acumulación y el encogimiento de placa, sugiere un nuevo estudio.

Investigadores en Alemania analizaron el vínculo entre la dieta y las proteínas amiloide y tau, que son un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, pero que también se encuentran en el cerebro de personas mayores sin demencia.

"Estos resultados contribuyen al cuerpo de evidencia que vincula los hábitos alimenticios con la salud del cerebro y el rendimiento cognitivo en la vejez", dijo el investigador principal Tommaso Ballarini, investigador postdoctoral del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas en Bonn.

Comer una dieta similar a la mediterránea podría proteger al cerebro de la neurodegeneración y, por lo tanto, reducir el riesgo de desarrollar demencia, dijo.

"Sin embargo, se necesita más investigación para validar estos hallazgos y comprender mejor los mecanismos subyacentes", dijo Ballarini, ya que este estudio no pudo probar una relación de causa y efecto.

Para el estudio, él y sus colegas recopilaron datos sobre más de 500 personas, de las cuales más de 300 tenían un alto riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer.

Los participantes informaron sobre sus dietas y realizaron pruebas de lenguaje, memoria y función ejecutiva. También se sometieron a escáneres cerebrales y a más de 200 se les tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo para buscar biomarcadores de amiloide y tau.

Después de ajustar por edad, sexo y educación, los investigadores encontraron que cada punto más bajo en la escala de la dieta mediterránea estaba relacionado con casi un año más de envejecimiento cerebral, visto en la parte del cerebro estrechamente relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Las personas que no siguieron una dieta mediterránea tenían niveles más altos de marcadores de amiloide y tau, encontraron los investigadores. Además, las personas que no siguieron una dieta mediterránea obtuvieron calificaciones más bajas en las pruebas de memoria que las que sí lo hicieron.

"En general, una adherencia más cercana a una dieta mediterránea se asoció con un volumen cerebral conservado en regiones vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, menos amiloide y tau anormales y mejor desempeño en las pruebas de memoria", dijo Ballarini.

Una limitación del estudio es que las personas informaron sobre su dieta, lo que podría llevar a errores al recordar qué y cuánto comieron, anotaron los investigadores.

Un experto estadounidense dijo que la dieta es solo un aspecto del cuadro de la enfermedad de Alzheimer.

"Seguimos viendo que la literatura gira en torno a la nutrición y la dieta y lo que podría significar en el futuro", dijo Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Alzheimer's Association.

La dieta, sin embargo, no es el único factor de estilo de vida que podría reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, dijo.

"Creo que los datos continúan evolucionando y demuestran que las intervenciones en el estilo de vida probablemente sean beneficiosas para reducir el deterioro cognitivo", dijo Snyder.

Otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio, también son importantes, dijo. Aún no está claro cómo la dieta y el ejercicio reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

"Creo que la clave es entender realmente cuál es esa receta, porque es poco probable que sea una sola cosa", dijo Snyder. "Es más probable que sea una combinación y la sinergia de esos comportamientos lo que resulte más beneficioso".

Snyder anotó que estos mismos factores de estilo de vida ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso algunos cánceres. "Pero existe la necesidad de averiguar cómo y qué podría ser más beneficioso para cada uno de ellos", agregó.

"Cuando observamos el Alzheimer y la cognición y el deterioro cognitivo, hemos visto constantemente que las dietas como la mediterránea se asocian con un menor riesgo en la edad adulta. Lo que todas tienen en común es que una dieta equilibrada asegura que su cerebro tenga los nutrientes que necesita. necesidades ", dijo Snyder.

"Creo que lo que sabemos es que lo que es bueno para su corazón es bueno para su cerebro, así que coma una dieta balanceada", dijo. "No existe una dieta adecuada, pero asegúrese de obtener todos los nutrientes que necesita, pero también de mantenerse activo, moverse y mantenerse activo".

El informe fue publicado en línea el jueves en la revista Neurology..

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad y la dieta de Alzheimer, consulte la Asociación de Alzheimer.

Derechos de autor © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Estudio: la dieta mediterránea puede ayudar a prevenir la demencia

Una dieta rica en verduras, frutas, aceite de oliva y pescado, la llamada dieta mediterránea, puede proteger al cerebro de la acumulación y el encogimiento de placa, sugiere un nuevo estudio.

Investigadores en Alemania analizaron el vínculo entre la dieta y las proteínas amiloide y tau, que son un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, pero que también se encuentran en el cerebro de personas mayores sin demencia.

"Estos resultados contribuyen al cuerpo de evidencia que vincula los hábitos alimenticios con la salud del cerebro y el rendimiento cognitivo en la vejez", dijo el investigador principal Tommaso Ballarini, investigador postdoctoral del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas en Bonn.

Comer una dieta similar a la mediterránea podría proteger al cerebro de la neurodegeneración y, por lo tanto, reducir el riesgo de desarrollar demencia, dijo.

"Sin embargo, se necesita más investigación para validar estos hallazgos y comprender mejor los mecanismos subyacentes", dijo Ballarini, ya que este estudio no pudo probar una relación de causa y efecto.

Para el estudio, él y sus colegas recopilaron datos sobre más de 500 personas, de las cuales más de 300 tenían un alto riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Los participantes informaron sobre sus dietas y realizaron pruebas de lenguaje, memoria y función ejecutiva. También se sometieron a escáneres cerebrales y a más de 200 se les tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo para buscar biomarcadores de amiloide y tau.

Después de ajustar por edad, sexo y educación, los investigadores encontraron que cada punto más bajo en la escala de la dieta mediterránea estaba relacionado con casi un año más de envejecimiento cerebral, visto en la parte del cerebro estrechamente relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Las personas que no siguieron una dieta mediterránea tenían niveles más altos de marcadores de amiloide y tau, encontraron los investigadores. Además, las personas que no siguieron una dieta mediterránea obtuvieron calificaciones más bajas en las pruebas de memoria que las que sí lo hicieron.

"En general, una adherencia más cercana a una dieta mediterránea se asoció con un volumen cerebral conservado en regiones vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, menos amiloide y tau anormales y mejor desempeño en las pruebas de memoria", dijo Ballarini.

Una limitación del estudio es que las personas informaron sobre su dieta, lo que podría llevar a errores al recordar qué y cuánto comieron, anotaron los investigadores.

Un experto estadounidense dijo que la dieta es solo un aspecto del cuadro de la enfermedad de Alzheimer.

"Seguimos viendo que la literatura gira en torno a la nutrición y la dieta y lo que podría significar en el futuro", dijo Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Alzheimer's Association.

La dieta, sin embargo, no es el único factor de estilo de vida que podría reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, dijo.

"Creo que los datos continúan evolucionando y demuestran que las intervenciones en el estilo de vida probablemente sean beneficiosas para reducir el deterioro cognitivo", dijo Snyder.

Otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio, también son importantes, dijo. Aún no está claro cómo la dieta y el ejercicio reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

"Creo que la clave es entender realmente cuál es esa receta, porque es poco probable que sea una sola cosa", dijo Snyder. "Es más probable que sea una combinación y la sinergia de esos comportamientos lo que resulte más beneficioso".

Snyder anotó que estos mismos factores de estilo de vida ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso algunos cánceres. "Pero existe la necesidad de averiguar cómo y qué podría ser más beneficioso para cada uno de ellos", agregó.

"Cuando observamos el Alzheimer y la cognición y el deterioro cognitivo, hemos visto constantemente que las dietas como la mediterránea se asocian con un menor riesgo en la edad adulta. Lo que todas tienen en común es que una dieta equilibrada asegura que su cerebro tenga los nutrientes que necesita. necesidades ", dijo Snyder.

"Creo que lo que sabemos es que lo que es bueno para su corazón es bueno para su cerebro, así que coma una dieta balanceada", dijo. "No existe una dieta adecuada, pero asegúrese de obtener todos los nutrientes que necesita, pero también de mantenerse activo, moverse y mantenerse activo".

El informe fue publicado en línea el jueves en la revista Neurology..

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad y la dieta de Alzheimer, consulte la Asociación de Alzheimer.

Derechos de autor © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Estudio: la dieta mediterránea puede ayudar a prevenir la demencia

Una dieta rica en verduras, frutas, aceite de oliva y pescado, la llamada dieta mediterránea, puede proteger al cerebro de la acumulación y el encogimiento de placa, sugiere un nuevo estudio.

Investigadores en Alemania analizaron el vínculo entre la dieta y las proteínas amiloide y tau, que son un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, pero que también se encuentran en el cerebro de personas mayores sin demencia.

"Estos resultados contribuyen al cuerpo de evidencia que vincula los hábitos alimenticios con la salud del cerebro y el rendimiento cognitivo en la vejez", dijo el investigador principal Tommaso Ballarini, investigador postdoctoral del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas en Bonn.

Comer una dieta similar a la mediterránea podría proteger al cerebro de la neurodegeneración y, por lo tanto, reducir el riesgo de desarrollar demencia, dijo.

"Sin embargo, se necesita más investigación para validar estos hallazgos y comprender mejor los mecanismos subyacentes", dijo Ballarini, ya que este estudio no pudo probar una relación de causa y efecto.

Para el estudio, él y sus colegas recopilaron datos sobre más de 500 personas, de las cuales más de 300 tenían un alto riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer.

Los participantes informaron sobre sus dietas y realizaron pruebas de lenguaje, memoria y función ejecutiva. También se sometieron a escáneres cerebrales y a más de 200 se les tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo para buscar biomarcadores de amiloide y tau.

Después de ajustar por edad, sexo y educación, los investigadores encontraron que cada punto más bajo en la escala de la dieta mediterránea estaba relacionado con casi un año más de envejecimiento cerebral, visto en la parte del cerebro estrechamente relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Las personas que no siguieron una dieta mediterránea tenían niveles más altos de marcadores de amiloide y tau, encontraron los investigadores. Además, las personas que no siguieron una dieta mediterránea obtuvieron calificaciones más bajas en las pruebas de memoria que las que sí lo hicieron.

"En general, una adherencia más cercana a una dieta mediterránea se asoció con un volumen cerebral conservado en regiones vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, menos amiloide y tau anormales y mejor desempeño en las pruebas de memoria", dijo Ballarini.

Una limitación del estudio es que las personas informaron sobre su dieta, lo que podría llevar a errores al recordar qué y cuánto comieron, anotaron los investigadores.

Un experto estadounidense dijo que la dieta es solo un aspecto del cuadro de la enfermedad de Alzheimer.

"Seguimos viendo que la literatura gira en torno a la nutrición y la dieta y lo que podría significar en el futuro", dijo Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Alzheimer's Association.

La dieta, sin embargo, no es el único factor de estilo de vida que podría reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, dijo.

"Creo que los datos continúan evolucionando y demuestran que las intervenciones en el estilo de vida probablemente sean beneficiosas para reducir el deterioro cognitivo", dijo Snyder.

Otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio, también son importantes, dijo. Aún no está claro cómo la dieta y el ejercicio reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

"Creo que la clave es entender realmente cuál es esa receta, porque es poco probable que sea una sola cosa", dijo Snyder. "Es más probable que sea una combinación y la sinergia de esos comportamientos lo que resulte más beneficioso".

Snyder anotó que estos mismos factores de estilo de vida ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso algunos cánceres. "Pero existe la necesidad de averiguar cómo y qué podría ser más beneficioso para cada uno de ellos", agregó.

"Cuando observamos el Alzheimer y la cognición y el deterioro cognitivo, hemos visto constantemente que las dietas como la mediterránea se asocian con un menor riesgo en la edad adulta. Lo que todas tienen en común es que una dieta equilibrada asegura que su cerebro tenga los nutrientes que necesita. necesidades ", dijo Snyder.

"Creo que lo que sabemos es que lo que es bueno para su corazón es bueno para su cerebro, así que coma una dieta balanceada", dijo. "No existe una dieta adecuada, pero asegúrese de obtener todos los nutrientes que necesita, pero también de mantenerse activo, moverse y mantenerse activo".

El informe fue publicado en línea el jueves en la revista Neurology..

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad y la dieta de Alzheimer, consulte la Asociación de Alzheimer.

Derechos de autor © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Estudio: la dieta mediterránea puede ayudar a prevenir la demencia

Una dieta rica en verduras, frutas, aceite de oliva y pescado, la llamada dieta mediterránea, puede proteger al cerebro de la acumulación y el encogimiento de placa, sugiere un nuevo estudio.

Investigadores en Alemania analizaron el vínculo entre la dieta y las proteínas amiloide y tau, que son un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, pero que también se encuentran en el cerebro de personas mayores sin demencia.

"Estos resultados contribuyen al cuerpo de evidencia que vincula los hábitos alimenticios con la salud del cerebro y el rendimiento cognitivo en la vejez", dijo el investigador principal Tommaso Ballarini, investigador postdoctoral del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas en Bonn.

Comer una dieta similar a la mediterránea podría proteger al cerebro de la neurodegeneración y, por lo tanto, reducir el riesgo de desarrollar demencia, dijo.

"Sin embargo, se necesita más investigación para validar estos hallazgos y comprender mejor los mecanismos subyacentes", dijo Ballarini, ya que este estudio no pudo probar una relación de causa y efecto.

Para el estudio, él y sus colegas recopilaron datos sobre más de 500 personas, de las cuales más de 300 tenían un alto riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer.

Los participantes informaron sobre sus dietas y realizaron pruebas de lenguaje, memoria y función ejecutiva. También se sometieron a escáneres cerebrales y a más de 200 se les tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo para buscar biomarcadores de amiloide y tau.

Después de ajustar por edad, sexo y educación, los investigadores encontraron que cada punto más bajo en la escala de la dieta mediterránea estaba relacionado con casi un año más de envejecimiento cerebral, visto en la parte del cerebro estrechamente relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Las personas que no siguieron una dieta mediterránea tenían niveles más altos de marcadores de amiloide y tau, encontraron los investigadores. Además, las personas que no siguieron una dieta mediterránea obtuvieron calificaciones más bajas en las pruebas de memoria que las que sí lo hicieron.

"En general, una adherencia más cercana a una dieta mediterránea se asoció con un volumen cerebral conservado en regiones vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, menos amiloide y tau anormales y mejor desempeño en las pruebas de memoria", dijo Ballarini.

Una limitación del estudio es que las personas informaron sobre su dieta, lo que podría llevar a errores al recordar qué y cuánto comieron, anotaron los investigadores.

Un experto estadounidense dijo que la dieta es solo un aspecto del cuadro de la enfermedad de Alzheimer.

"Seguimos viendo que la literatura gira en torno a la nutrición y la dieta y lo que podría significar en el futuro", dijo Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Alzheimer's Association.

La dieta, sin embargo, no es el único factor de estilo de vida que podría reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, dijo.

"Creo que los datos continúan evolucionando y demuestran que las intervenciones en el estilo de vida probablemente sean beneficiosas para reducir el deterioro cognitivo", dijo Snyder.

Otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio, también son importantes, dijo. Aún no está claro cómo la dieta y el ejercicio reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

"Creo que la clave es entender realmente cuál es esa receta, porque es poco probable que sea una sola cosa", dijo Snyder. "Es más probable que sea una combinación y la sinergia de esos comportamientos lo que resulte más beneficioso".

Snyder anotó que estos mismos factores de estilo de vida ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso algunos cánceres. "Pero existe la necesidad de averiguar cómo y qué podría ser más beneficioso para cada uno de ellos", agregó.

"Cuando observamos el Alzheimer y la cognición y el deterioro cognitivo, hemos visto constantemente que las dietas como la mediterránea se asocian con un menor riesgo en la vida posterior. Lo que todas tienen en común es que una dieta equilibrada asegura que su cerebro tenga los nutrientes que necesita. necesidades ", dijo Snyder.

"Creo que lo que sabemos es que lo que es bueno para su corazón es bueno para su cerebro, así que coma una dieta balanceada", dijo. "No existe una dieta adecuada, pero asegúrese de obtener todos los nutrientes que necesita, pero también de mantenerse activo, moverse y mantenerse activo".

El informe fue publicado en línea el jueves en la revista Neurology..

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad y la dieta de Alzheimer, consulte la Asociación de Alzheimer.

Derechos de autor © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Estudio: la dieta mediterránea puede ayudar a prevenir la demencia

Una dieta rica en verduras, frutas, aceite de oliva y pescado, la llamada dieta mediterránea, puede proteger al cerebro de la acumulación y el encogimiento de placa, sugiere un nuevo estudio.

Investigadores en Alemania analizaron el vínculo entre la dieta y las proteínas amiloide y tau, que son un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, pero que también se encuentran en el cerebro de personas mayores sin demencia.

"Estos resultados contribuyen al cuerpo de evidencia que vincula los hábitos alimenticios con la salud del cerebro y el rendimiento cognitivo en la vejez", dijo el investigador principal Tommaso Ballarini, investigador postdoctoral del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas en Bonn.

Comer una dieta similar a la mediterránea podría proteger al cerebro de la neurodegeneración y, por lo tanto, reducir el riesgo de desarrollar demencia, dijo.

"Sin embargo, se necesita más investigación para validar estos hallazgos y comprender mejor los mecanismos subyacentes", dijo Ballarini, ya que este estudio no pudo probar una relación de causa y efecto.

Para el estudio, él y sus colegas recopilaron datos sobre más de 500 personas, de las cuales más de 300 tenían un alto riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Los participantes informaron sobre sus dietas y realizaron pruebas de lenguaje, memoria y función ejecutiva. También se sometieron a escáneres cerebrales y a más de 200 se les tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo para buscar biomarcadores de amiloide y tau.

Después de ajustar por edad, sexo y educación, los investigadores encontraron que cada punto más bajo en la escala de la dieta mediterránea estaba relacionado con casi un año más de envejecimiento cerebral, visto en la parte del cerebro estrechamente relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Las personas que no siguieron una dieta mediterránea tenían niveles más altos de marcadores de amiloide y tau, encontraron los investigadores. Además, las personas que no siguieron una dieta mediterránea obtuvieron calificaciones más bajas en las pruebas de memoria que las que sí lo hicieron.

"En general, una adherencia más cercana a una dieta mediterránea se asoció con un volumen cerebral conservado en regiones vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, menos amiloide y tau anormales y mejor desempeño en las pruebas de memoria", dijo Ballarini.

Una limitación del estudio es que las personas autoinformaron su dieta, lo que podría llevar a errores al recordar qué y cuánto comieron, anotaron los investigadores.

Un experto estadounidense dijo que la dieta es solo un aspecto del cuadro de la enfermedad de Alzheimer.

"Seguimos viendo que la literatura gira en torno a la nutrición y la dieta y lo que podría significar en el futuro", dijo Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Alzheimer's Association.

La dieta, sin embargo, no es el único factor de estilo de vida que podría reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, dijo.

"Creo que los datos continúan evolucionando y demuestran que las intervenciones en el estilo de vida probablemente sean beneficiosas para reducir el deterioro cognitivo", dijo Snyder.

Otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio, también son importantes, dijo. Aún no está claro cómo la dieta y el ejercicio reducen el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

"Creo que la clave es entender realmente cuál es esa receta, porque es poco probable que sea una sola cosa", dijo Snyder. "Es más probable que sea una combinación y la sinergia de esos comportamientos lo que resulte más beneficioso".

Snyder anotó que estos mismos factores de estilo de vida ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular e incluso algunos cánceres. "But there is the need to tease out how and what might be the most beneficial for each of those," she added.

"When we look at Alzheimer's and cognition and cognitive decline, we have consistently seen diets like the Mediterranean diet are associated with lower risk in later life. What they all have in common is that a balanced diet makes sure your brain has the nutrients that it needs," Snyder said.

"I think what we know is what's good for your heart is good for your brain, so eat a balanced diet," she said. "There's no one right diet, but make sure you get all the nutrients you need, but also get active, get moving and stay engaged."

The report was published online Thursday in the journal Neurology.

More information

For more on Alzheimer's disease and diet, see the Alzheimer's Association.

Copyright © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Study: Mediterranean diet may help ward off dementia

A diet rich in vegetables, fruits, olive oil and fish -- the so-called Mediterranean diet -- may protect the brain from plaque buildup and shrinkage, a new study suggests.

Researchers in Germany looked at the link between diet and the proteins amyloid and tau, which are a hallmark of Alzheimer's but are also found in the brains of older people without dementia.

"These results contribute to the body of evidence that links eating habits with brain health and cognitive performance in old age," said lead researcher Tommaso Ballarini, a postdoctoral researcher from the German Center for Neurodegenerative Diseases in Bonn.

Eating a Mediterranean-like diet might protect the brain from neurodegeneration and therefore reduce the risk of developing dementia, he said.

"However, further research is needed to validate these findings and to better understand the underlying mechanisms," Ballarini said, since this study could not prove a cause-and-effect relationship.

For the study, he and his colleagues collected data on more than 500 people, of whom more than 300 had a high risk for Alzheimer's disease.

The participants reported their diets and took tests of language, memory and executive function. They also underwent brain scans, and more than 200 had spinal fluid samples taken to look for biomarkers of amyloid and tau.

After adjusting for age, sex and education, the researchers found that each point lower on the Mediterranean diet scale was linked to nearly one year more of brain aging, seen in the part of the brain closely tied with Alzheimer's disease.

People who didn't follow a Mediterranean diet had higher levels of markers of amyloid and tau, the researchers found. Also, people who didn't follow a Mediterranean diet scored lower on memory tests than those who did.

"Overall, a closer adherence to a Mediterranean-like diet was associated with a preserved brain volume in regions vulnerable to Alzheimer's disease, fewer abnormal amyloid and tau and better performance on memory tests," Ballarini said.

One limitation of the study is that people self-reported their diet, which could lead to errors in recalling what and how much they ate, the researchers noted.

One U.S. expert said diet is only one aspect in the Alzheimer's picture.

"We continue to see literature revolve around nutrition and diet and what it might mean in later life," said Heather Snyder, vice president for medical and scientific relations at the Alzheimer's Association.

Diet, however, isn't the only lifestyle factor that might lower the risk for Alzheimer's disease, she said.

"I think the data continues to evolve and demonstrate that lifestyle interventions are likely beneficial for reducing cognitive decline," Snyder said.

Other lifestyle components, such as exercise, are also important, she said. It's not clear yet how diet and exercise reduce the risk of Alzheimer's disease.

"I think the key is to really understand what that recipe is, because it's unlikely to be any one thing," Snyder said. "It's more likely going to be a combination and the synergy of those behaviors that is most beneficial."

Snyder noted that these same lifestyle factors help reduce the risk of cardiovascular disease and even some cancers. "But there is the need to tease out how and what might be the most beneficial for each of those," she added.

"When we look at Alzheimer's and cognition and cognitive decline, we have consistently seen diets like the Mediterranean diet are associated with lower risk in later life. What they all have in common is that a balanced diet makes sure your brain has the nutrients that it needs," Snyder said.

"I think what we know is what's good for your heart is good for your brain, so eat a balanced diet," she said. "There's no one right diet, but make sure you get all the nutrients you need, but also get active, get moving and stay engaged."

The report was published online Thursday in the journal Neurology.

More information

For more on Alzheimer's disease and diet, see the Alzheimer's Association.

Copyright © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Study: Mediterranean diet may help ward off dementia

A diet rich in vegetables, fruits, olive oil and fish -- the so-called Mediterranean diet -- may protect the brain from plaque buildup and shrinkage, a new study suggests.

Researchers in Germany looked at the link between diet and the proteins amyloid and tau, which are a hallmark of Alzheimer's but are also found in the brains of older people without dementia.

"These results contribute to the body of evidence that links eating habits with brain health and cognitive performance in old age," said lead researcher Tommaso Ballarini, a postdoctoral researcher from the German Center for Neurodegenerative Diseases in Bonn.

Eating a Mediterranean-like diet might protect the brain from neurodegeneration and therefore reduce the risk of developing dementia, he said.

"However, further research is needed to validate these findings and to better understand the underlying mechanisms," Ballarini said, since this study could not prove a cause-and-effect relationship.

For the study, he and his colleagues collected data on more than 500 people, of whom more than 300 had a high risk for Alzheimer's disease.

The participants reported their diets and took tests of language, memory and executive function. They also underwent brain scans, and more than 200 had spinal fluid samples taken to look for biomarkers of amyloid and tau.

After adjusting for age, sex and education, the researchers found that each point lower on the Mediterranean diet scale was linked to nearly one year more of brain aging, seen in the part of the brain closely tied with Alzheimer's disease.

People who didn't follow a Mediterranean diet had higher levels of markers of amyloid and tau, the researchers found. Also, people who didn't follow a Mediterranean diet scored lower on memory tests than those who did.

"Overall, a closer adherence to a Mediterranean-like diet was associated with a preserved brain volume in regions vulnerable to Alzheimer's disease, fewer abnormal amyloid and tau and better performance on memory tests," Ballarini said.

One limitation of the study is that people self-reported their diet, which could lead to errors in recalling what and how much they ate, the researchers noted.

One U.S. expert said diet is only one aspect in the Alzheimer's picture.

"We continue to see literature revolve around nutrition and diet and what it might mean in later life," said Heather Snyder, vice president for medical and scientific relations at the Alzheimer's Association.

Diet, however, isn't the only lifestyle factor that might lower the risk for Alzheimer's disease, she said.

"I think the data continues to evolve and demonstrate that lifestyle interventions are likely beneficial for reducing cognitive decline," Snyder said.

Other lifestyle components, such as exercise, are also important, she said. It's not clear yet how diet and exercise reduce the risk of Alzheimer's disease.

"I think the key is to really understand what that recipe is, because it's unlikely to be any one thing," Snyder said. "It's more likely going to be a combination and the synergy of those behaviors that is most beneficial."

Snyder noted that these same lifestyle factors help reduce the risk of cardiovascular disease and even some cancers. "But there is the need to tease out how and what might be the most beneficial for each of those," she added.

"When we look at Alzheimer's and cognition and cognitive decline, we have consistently seen diets like the Mediterranean diet are associated with lower risk in later life. What they all have in common is that a balanced diet makes sure your brain has the nutrients that it needs," Snyder said.

"I think what we know is what's good for your heart is good for your brain, so eat a balanced diet," she said. "There's no one right diet, but make sure you get all the nutrients you need, but also get active, get moving and stay engaged."

The report was published online Thursday in the journal Neurology.

More information

For more on Alzheimer's disease and diet, see the Alzheimer's Association.

Copyright © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.


Study: Mediterranean diet may help ward off dementia

A diet rich in vegetables, fruits, olive oil and fish -- the so-called Mediterranean diet -- may protect the brain from plaque buildup and shrinkage, a new study suggests.

Researchers in Germany looked at the link between diet and the proteins amyloid and tau, which are a hallmark of Alzheimer's but are also found in the brains of older people without dementia.

"These results contribute to the body of evidence that links eating habits with brain health and cognitive performance in old age," said lead researcher Tommaso Ballarini, a postdoctoral researcher from the German Center for Neurodegenerative Diseases in Bonn.

Eating a Mediterranean-like diet might protect the brain from neurodegeneration and therefore reduce the risk of developing dementia, he said.

"However, further research is needed to validate these findings and to better understand the underlying mechanisms," Ballarini said, since this study could not prove a cause-and-effect relationship.

For the study, he and his colleagues collected data on more than 500 people, of whom more than 300 had a high risk for Alzheimer's disease.

The participants reported their diets and took tests of language, memory and executive function. They also underwent brain scans, and more than 200 had spinal fluid samples taken to look for biomarkers of amyloid and tau.

After adjusting for age, sex and education, the researchers found that each point lower on the Mediterranean diet scale was linked to nearly one year more of brain aging, seen in the part of the brain closely tied with Alzheimer's disease.

People who didn't follow a Mediterranean diet had higher levels of markers of amyloid and tau, the researchers found. Also, people who didn't follow a Mediterranean diet scored lower on memory tests than those who did.

"Overall, a closer adherence to a Mediterranean-like diet was associated with a preserved brain volume in regions vulnerable to Alzheimer's disease, fewer abnormal amyloid and tau and better performance on memory tests," Ballarini said.

One limitation of the study is that people self-reported their diet, which could lead to errors in recalling what and how much they ate, the researchers noted.

One U.S. expert said diet is only one aspect in the Alzheimer's picture.

"We continue to see literature revolve around nutrition and diet and what it might mean in later life," said Heather Snyder, vice president for medical and scientific relations at the Alzheimer's Association.

Diet, however, isn't the only lifestyle factor that might lower the risk for Alzheimer's disease, she said.

"I think the data continues to evolve and demonstrate that lifestyle interventions are likely beneficial for reducing cognitive decline," Snyder said.

Other lifestyle components, such as exercise, are also important, she said. It's not clear yet how diet and exercise reduce the risk of Alzheimer's disease.

"I think the key is to really understand what that recipe is, because it's unlikely to be any one thing," Snyder said. "It's more likely going to be a combination and the synergy of those behaviors that is most beneficial."

Snyder noted that these same lifestyle factors help reduce the risk of cardiovascular disease and even some cancers. "But there is the need to tease out how and what might be the most beneficial for each of those," she added.

"When we look at Alzheimer's and cognition and cognitive decline, we have consistently seen diets like the Mediterranean diet are associated with lower risk in later life. What they all have in common is that a balanced diet makes sure your brain has the nutrients that it needs," Snyder said.

"I think what we know is what's good for your heart is good for your brain, so eat a balanced diet," she said. "There's no one right diet, but make sure you get all the nutrients you need, but also get active, get moving and stay engaged."

The report was published online Thursday in the journal Neurology.

More information

For more on Alzheimer's disease and diet, see the Alzheimer's Association.

Copyright © 2021 HealthDay. Reservados todos los derechos.