es.mpmn-digital.com
Nuevas recetas

Receta de pasta italiana de espinacas y ricotta

Receta de pasta italiana de espinacas y ricotta


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


  • Recetas
  • Ingredientes
  • Pasta
  • Pasta vegetal
  • Pasta de espinacas

¡Un sencillo plato de pasta vegetariana con queso ricotta y espinacas que está listo en minutos y satisfará a toda la familia!

7 personas hicieron esto

IngredientesPara 4 personas

  • 500g de pasta rigatoni
  • 200 g de queso ricotta fresco
  • 50 g de mantequilla
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 50 g de espinaca cocida, finamente picada
  • 2 yemas de huevo
  • leche caliente, según sea necesario

MétodoPreparación: 5min ›Cocción: 10min› Listo en: 15min

  1. Ponga a hervir una olla grande con agua ligeramente salada. Agregue la pasta y cocine hasta que esté al dente de acuerdo con las instrucciones del paquete; drenar.
  2. Derrita la ricota y la mantequilla en una cacerola; Condimentar con sal y pimienta. Agregue la pasta cocida, las espinacas y las yemas de huevo. Si la mezcla de pasta es demasiado espesa, mezcle un poco de leche tibia o mantequilla derretida. Servir caliente.

Visto recientemente

Reseñas y calificacionesCalificación global promedio:(2)


  • Paquete de 180g de hojas tiernas de espinaca
  • 250 g de queso ricotta en bote
  • 150 g de queso Cheshire rallado
  • 16 tubos de canelones
  • Aceite de oliva, para engrasar
  • 2 botes de 300g de salsa napolitana fresca

Precalentar el horno a 190 ° C / 170 ° C ventilador / gas 5. Poner las espinacas en una sartén antiadherente seca y sofreír hasta que se ablanden. Convertir en un colador y presionar con el dorso de una cuchara para eliminar el exceso de agua. Picar toscamente.

Mezcle las espinacas con ricotta y dos tercios de queso Cheshire. Condimente y rellene en los tubos. Con el aceite, engrase una fuente para horno poco profunda o cuatro fuentes individuales lo suficientemente grandes como para contener una sola capa de canelones.

Pon los canelones en platos y cúbrelos con salsa. Espolvoree el queso restante, cubra con papel de aluminio y hornee durante 25 minutos, quitando el papel de aluminio durante los últimos 5 minutos.


Puntas de pasta con ricotta y guisantes

  • Agua de cocción de pasta: Parte más importante de la receta & # 8230 ¡Guarde un poco del agua de cocción de la pasta! Asegúrese de no olvidar guardar parte. Cuando se combina con el queso ricotta y el aceite de oliva, hace la salsa más cremosa y ayuda a que todo se una. No vuelvo a poner la sartén al fuego. Siento que la sartén está lo suficientemente caliente cuando escurre la pasta para combinarla toda.
  • Ricotta: La ricota entera es realmente la mejor para esta ricota, pero puede usar una ricota baja en grasa si lo prefiere.
  • Guisantes: Los guisantes frescos de primavera son maravillosos para esta receta, ¡pero congelados también funcionan muy bien! Por favor, no use guisantes enlatados para esta pasta, serán demasiado blandos y no es la textura que busca con esta receta.
  • Limón: Esta salsa cremosa y delicada tiene el toque fresco perfecto del jugo de limón y la ralladura de limón y es muy fácil de preparar para los amantes de la pasta.
  • Piñones: Si no le gustan los piñones, no dude en omitirlos. Pero el crujido de los piñones ligeramente tostados realmente agrega otro elemento delicioso al plato.
  • Aceite de oliva: Usé un buen aceite de oliva virgen extra siciliano. Este es uno de esos platos en los que incluso unas lloviznas de un aceite de oliva muy afrutado y de buena calidad marca la diferencia en cómo queda el sabor final del plato.

Está muy bien servido con una simple ensalada y estos biscotti de avellanas y cerezas secas de postre.

Nos gusta nuestra pasta al dente (al diente). Estás agregando los guisantes al agua hirviendo un par de minutos antes de que la pasta esté lista. Asegúrate de cocinar la pasta hasta que esté al dente. Incluso podrías agregar los guisantes 5 minutos antes de que la pasta se termine de cocinar. Es mejor arriesgarse a tener más guisantes cocidos que pasta. Siéntase libre de usar guisantes congelados en lugar de frescos si eso es lo que encuentra en el mercado.


  • 6 onzas de conchas de pasta seca jumbo (aproximadamente 25 conchas, ver nota)
  • Sal kosher
  • Aceite de oliva virgen extra, para rociar y engrasar la fuente de horno
  • 10 onzas (280 g) de verduras tiernas frescas, como rúcula, espinaca o una combinación
  • 450 g (1 libra) de ricotta de buena calidad, como Calabro o de una lechería italiana local
  • 12 onzas (340 g) de mozzarella fresca o baja en humedad, rallada, dividida (ver nota)
  • 2 onzas (55 g) de queso Parmigiano-Reggiano rallado, cantidad dividida
  • 1 diente de ajo mediano, picado
  • Una pizca de nuez moscada recién rallada
  • Pimienta negra recién molida
  • 1 1/2 tazas (355 ml) de salsa de tomate, como salsa de tomate rápida, salsa de tomate fresca o salsa de tomate de cocción lenta, cantidad dividida

Precaliente el horno a 375 ° F. En una olla grande de agua hirviendo con sal, cocine las conchas de acuerdo con las instrucciones del paquete para las conchas horneadas (muchos paquetes de conchas gigantes darán un tiempo de ebullición específico para los platos que se hornean posteriormente; de ​​lo contrario, cocine las conchas durante 3 minutos menos que la cocción indicada). tiempo). Con una araña, una espumadera o un colador de malla, transfiera con cuidado las conchas a un tazón grande de agua fría hasta que se enfríen un poco, luego escúrralas. Rocíe las cáscaras muy ligeramente con aceite y revuelva para cubrir. Dejar de lado.

En la misma olla de agua, cocine las verduras hasta que se ablanden por completo, aproximadamente 30 segundos. Escurre las verduras en el recipiente de una centrifugadora de ensaladas que se encuentra en el fregadero. Deje correr bajo agua fría hasta que esté completamente frío, luego gire en la centrifugadora para ensaladas para que se seque.

Extienda las verduras sobre una toalla de cocina limpia o una doble capa de toallas de papel y enrolle en un tubo apretado, presionando para eliminar el exceso de humedad. Transfiera a una tabla de cortar y pique en trozos grandes.

Cubra un plato grande o una bandeja para hornear con borde con una capa triple de toallas de papel o una toalla de cocina limpia. Unte la ricota encima y cúbrala con más toallas de papel u otra toalla de cocina limpia. Deje escurrir durante 5 minutos, luego retire las toallas y transfiera la ricota a un tazón grande. (Es posible que deba usar una espátula para raspar toda la ricota de las toallas).

Agregue espinacas, 8 onzas de queso mozzarella rallado, 1 1/2 onzas de Parmigiano-Reggiano rallado, ajo y nuez moscada al ricotta. Sazone con sal y pimienta y mezcle bien.

Engrase ligeramente una fuente para hornear de 9 por 13 pulgadas con aceite. Unte 1/2 taza de salsa de tomate en una capa uniforme en el fondo de la fuente para hornear. Con una cuchara, llene cada caparazón con una cucharada grande de relleno de ricotta y colóquelo con la abertura hacia arriba en una fuente para hornear. Repita hasta que la fuente para hornear esté llena (debe poder caber alrededor de 18 conchas rellenas en el plato y es posible que le queden algunas conchas de pasta).

Coloque la salsa de tomate restante 1 taza sobre las cáscaras. Cubra con las 4 onzas restantes de mozzarella rallada y 1/2 onza de queso Parmigiano-Reggiano rallado.

Hornee hasta que las cáscaras se calienten por completo y el queso burbujee y se dore ligeramente por encima, aproximadamente 40 minutos. Deje enfriar un poco, luego sirva.


Receta de ravioles de espinacas y ricotta con salvia y mantequilla

RECETA TRADICIONAL ITALIANA: Los ravioles se elaboran en casi todas las partes de Italia, y la salsa y el relleno que se usan con ellos cambia de un lugar a otro. Cuando hayas aprendido a hacer pareja, descubrirás muchas más.

En Bolonia se sirven con salsa ragú, en Roma con salsa de tomate y en Lombardía con mantequilla y salvia.

Esta es la receta tradicional hecha en Lombardía y por mi mamá. Se necesitan siglos. Esta no es una receta rápida. La única parte difícil es poner el relleno en la pasta. Hay que tener mucho cuidado de sellar los ravioles correctamente para que no se abran cuando se estén cocinando.

Hay algunos artilugios que no son esenciales para cortar ravioles, puedes salirte con la tuya con solo un cuchillo afilado, pero son divertidos de usar y le dan a los ravioles un aspecto auténtico con volantes. Los cortadores de ravioles cuadrados o redondos son bastante baratos.

Una rueda de ravioles funciona como un cortador de pizza: enróllela a lo largo de la pasta para cortar cada lado.

Una máquina para hacer ravioles le permite cortar una bandeja de ravioles de una sola vez: cubra con hojas de pasta y dé vuelta con un rodillo.

Para que la masa de pasta no se pegue a las superficies, enharina todo bien, incluida la masa, las superficies de trabajo, la máquina de pasta, las láminas acabadas y la bandeja.

Para evitar que las hojas de pasta terminadas se peguen, sepárelas con abundante harina o papel de hornear antiadherente entre las capas.

Cuando no uses las láminas de pasta, cúbrelas con un paño de cocina limpio para evitar que se sequen.

Congele los ravioles crudos en capas individuales entre papel de hornear antiadherente en un recipiente hermético hasta por 3 meses. Cocine congelado durante 5-6 minutos o hasta que esté al dente.


Resumen de la receta

  • 1 libra de espinacas frescas o más al gusto
  • 1 cebolla pequeña picada
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 envase (12 onzas) de queso ricotta
  • 1 taza de queso parmesano rallado
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de nuez moscada molida
  • sal y pimienta negra al gusto
  • 1 paquete (8 onzas) de masa filo
  • 5 cucharadas de mantequilla derretida
  • 6 yemas de huevo

Coloque las espinacas en una sartén a fuego medio y cocine hasta que se ablanden, de 3 a 5 minutos. Escurrir, exprimir hasta secar y picar finamente.

Caliente 1 cucharada de mantequilla en una sartén a fuego medio y agregue la cebolla. Cocine hasta que la cebolla comience a ablandarse, aproximadamente 3 minutos. Agregue las espinacas y cocine y revuelva durante 2 minutos. Retire del fuego y transfiera a un tazón para que se enfríe un poco, aproximadamente 5 minutos.

Agregue el queso ricotta, el queso parmesano, 2 huevos enteros, la nuez moscada, la sal y la pimienta a la mezcla de espinacas enfriada.

Precaliente el horno a 350 grados F (175 grados C). Engrase un molde para tartas o un molde para pastel de 9 pulgadas.

Desenvuelve la masa filo. Mantener cubierto con un paño húmedo para evitar que las hojas de filo se sequen.

Coloque 1 hoja de filo sobre el plato untado con mantequilla al ras con el borde para que el exceso de filo cuelgue en un solo lado del plato. Unte ligeramente con mantequilla derretida. Cubra con otra hoja de filo en un ligero ángulo con la primera. Continúe de esta manera, con hasta 12 hojas, untando cada hoja con mantequilla y trabajando en el sentido de las agujas del reloj para colocar cada una en un ligero ángulo con respecto a la hoja anterior.

Vierta la mezcla de queso y espinacas de manera uniforme en el plato con filo. Con el dorso de una cuchara, haga seis hendiduras en el relleno, luego coloque con cuidado 1 yema de huevo en cada una. Sazone cada yema con sal y pimienta y rocíe con un poco de mantequilla derretida.

Tome la masa filo extra que cuelga de los bordes del plato y dóblela hacia el centro para cubrir el relleno, 1 hoja de filo a la vez, untando cada una con mantequilla. Unte la parte superior de la tarta con mantequilla.

Hornee en el horno precalentado hasta que la masa filo tenga un color marrón dorado oscuro, unos 40 minutos. Retirar y dejar enfriar un poco antes de cortar. Sirva caliente.


Canelones de ricotta y espinacas

Una sencilla pasta casera se transforma en un clásico horneado italiano.

Preparación

Cocinando

Nivel de habilidad

Ingredientes

Masa de pasta

  • 3 huevos
  • 300 g (2¾ tazas) de harina común (para todo uso)
  • sémola para espolvorear
  • 4 tazas espinacas tiernas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada aceite de oliva virgen extra
  • 300 g (1½ tazas) de ricotta de leche entera
  • 2 huevos
  • ¾ tazas queso pecorino (o parmigiano)
  • ½ cucharadita nuez moscada
  • ralladura fina de 1 limón
  • ¼ de taza perejil picado
  • sal y pimienta para probar
  • 1 cebolla morena, picada
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 500 g (2 tazas) de tomates enlatados
  • 200 ml (3/4 taza) de agua caliente
  • sal al gusto
  • un puñado de hojas de albahaca fresca, más unas cuantas más para decorar
  • 1 taza parmigiano o pecorino rallado, más extra para decorar
  • 1 taza mozzarella rallada o bocconcini

Notas del cocinero

Las temperaturas del horno son para las convencionales si se usa ventilador forzado (convección), reduzca la temperatura en 20 ° C. | Usamos cucharadas y tazas australianas: 1 cucharadita equivale a 5 ml 1 cucharada equivale a 20 ml 1 taza equivale a 250 ml. | Todas las hierbas son frescas (a menos que se especifique) y las tazas están empaquetadas ligeramente. | Todas las verduras son de tamaño mediano y están peladas, a menos que se especifique. | Todos los huevos pesan entre 55 y 60 g, a menos que se especifique.

Instrucciones

Tiempo de descanso: 50 minutos

1. Para la masa, poner los huevos y la harina en el bol de un robot de cocina con cuchillas. Pulse de 8 a 10 veces o hasta que la mezcla se asemeje a arena húmeda.

2. Sacarlo del bol, presionarlo con las manos y amasar durante 1 o 2 minutos para que suelte el gluten y forme una bola suave. Agregue 1 cucharada de agua si la masa se siente demasiado seca. Cubrir con papel film y dejar reposar en la nevera durante 30 minutos.

3. Mientras tanto, para el relleno, saltee las espinacas con ajo y aceite, cubra con una tapa y cocine hasta que se ablanden. Dejar enfriar.

4. Mezcle la ricota con los huevos, el queso pecorino, la nuez moscada, la ralladura de limón, el perejil y el condimento. Agregue las espinacas enfriadas y mezcle para combinar. Deje reposar en la nevera para que se reafirme durante 30 minutos.

5. Precaliente el horno a 200 ° C (390 ° F).

6. Para la salsa, sofría la cebolla en aceite hasta que esté blanda y traslúcida. Agregue los tomates y el agua y cocine a fuego lento. Baje el fuego y cocine a fuego lento durante 15 minutos. Sazone con sal y un puñado de hojas frescas de albahaca.

7. Con una máquina para hacer pasta o un rodillo, enrolle la pasta lo más fina que pueda. Cortar la hoja de pasta en 16 rectángulos de 4 cm x 10 cm (1,5 x 4 pulgadas), espolvorearlos con harina de sémola y reservar.

8. Para armar el plato, unte unas cucharadas de salsa de tomate en una fuente para hornear poco profunda para crear una cama húmeda sobre la que se coloquen los canelones.

9. Llene cada rectángulo de canelones o pasta con 2-3 cucharadas de relleno. Enrolle la hoja de pasta para encerrarla y coloque el rollo, con la costura hacia abajo, en la bandeja. Repite con el resto de ingredientes hasta que tengas 1 capa de canelones. Si le sobró pasta y relleno, proceda a llenar otro plato.

10. Cubra la capa de canelones con la salsa de tomate para que cada rollo de pasta quede bien ahogado. Agregue un poco de agua si cree que no tiene suficiente salsa.

11. Espolvoree la parte superior con pecorino o parmigiano, queso mozzarella rallado y un chorrito de aceite de oliva virgen extra y hornee por 30 minutos o hasta que esté bien dorado por encima.

12 Deje reposar a temperatura ambiente durante 20 minutos cubierto con papel de aluminio, luego sirva, adornado con parmesano rallado extra y hojas de albahaca.


Los manicotti son conchas pasadas muy grandes de forma tubular, con crestas en el exterior. La pasta tubular está hueca por el centro, formando un tubo. Las cáscaras de Manicotti generalmente se rellenan con varios rellenos, como queso ricotta, espinacas cocidas, carne molida.

Siempre he mirado esos conchas grandes de pasta (manicotti) en los estantes de las tiendas con gran nostalgia, imaginando vívidamente que rellenar cualquier tipo de queso o verduras en esa forma de tubo grande sin duda resultaría en algo muy delicioso, de aspecto bonito y muy italiano.

Además, mi esposo tomó un vino italiano muy bueno que estábamos ansiosos por acompañar un buen vino tradicional. Plato de pasta italiana. Las estrellas parecían estar alineadas para que finalmente abordara la receta de las conchas de pasta rellenas de manicotti. Decidí seguir la ruta tradicional y rellenar las cáscaras con relleno de espinacas y queso ricotta, acompañado de una salsa de tomate rojo.

Esta receta de manicotti rellena de espinacas es MUY buena, y la salsa de tomate con ajo combina MUY bien con la ricotta, el parmesano y las espinacas rellenas de estas grandes conchas de pasta. ¿Olvidé decirte que es una receta muy fácil? ¡Por favor, disfruta!


Usted puede. De hecho, ¡estas conchas de pasta rellenas se congelan muy bien! Esto es ideal para planificar sus comidas con anticipación. Puede duplicar la receta y congelar la sartén adicional. Esta receta de concha rellena se mantendrá en el congelador hasta por 3 meses. Para recalentar, simplemente descongele durante la noche en el refrigerador y hornee como se indica al día siguiente.

Variaciones de recetas

Esta es una receta versátil, puede elegir diferentes quesos derretidos, agregar otras verduras e incluso agregar alguna otra proteína.

Este es un plato vegetariano abundante, por favor, incluso el aperitivo más voraz, pero puede usar salchicha desmenuzada o pollo desmenuzado para agregar proteínas.

En lugar de la marinara en frasco, use su salsa de pasta de tomate favorita, ¡especialmente si tiene una favorita! ¡La salsa de vodka o la salsa Alfredo también serían excelentes para esto!

Esta es una gran receta para traer más verduras. Puede cortar en dados algunas zanahorias y calabacines y agregarlos a la salsa de tomate.

Notas y consejos sobre recetas

  • Hervir la pasta al dente, ya que seguirá cocinando en el horno.
  • Usa la pasta que prefieras
  • Tritura tus propios quesos. Al comprar los bloques de queso parmesano y mozzarella y triturarlos usted mismo, esto agrega mucho más sabor y no le agrega tanta agua a las cáscaras rellenas de queso.
  • Cubra con albahaca fresca, para un final fresco.
  • Tienda sobras en un recipiente hermético en el refrigerador hasta por 4 días.

¿Preparar esta receta fácil de conchas de pasta rellenas vegetarianas? Nos encantaría recibir comentarios. Déjenos un comentario en la sección de comentarios a continuación y háganos saber lo que piensa. Además, ¡no olvide compartirlo con amigos y familiares!


Pasta rellena de espinacas y ricotta

Comida reconfortante ideal para una comida familiar vegetariana o para compartir con amigos.

1 cebolla morada, picada

1 rama de apio, picada en trozos grandes

(1 libra 2 oz) de tomates, picados en trozos grandes

1 lata de 400g de tomates picados

Un puñado grande de albahaca picada

(9 oz) de conchas de pasta grandes, usamos conchiglioni

Comience preparando la salsa de tomate, precaliente el horno a 200 ° C (ventilador de 180 ° C) marca 6. Mezcle la cebolla, el ajo, el apio, los tomates frescos con aceite de oliva y abundante condimento en una bandeja grande para asar y ase durante 30 minutos.

Raspe las verduras asadas en una licuadora y mezcle hasta que quede suave. Transfiera a una cacerola grande y mezcle con los tomates picados, el vinagre balsámico, el azúcar y la mayor parte de la albahaca. Deje hervir, baje y cocine a fuego lento durante 15 minutos.

Mientras tanto, ponga a hervir una cacerola grande con agua ligeramente salada y cocine la pasta durante 5-7min hasta que esté al dente. Escurrir y enjuagar con agua fría para enfriar. Ponga las espinacas en un colador grande y viértalas en una tetera llena de agua recién hervida. Déjelo hasta que se enfríe lo suficiente como para manipularlo. Levantando puñados a la vez, exprime firmemente cualquier líquido de las espinacas marchitas. Pica las espinacas y transfiérelas a un tazón grande.

Revuelva la ricotta, Filadelfia, el huevo, la nuez moscada y la mitad del parmesano en la temporada de espinacas al gusto.

Vierta la salsa de tomate en una fuente refractaria poco profunda de 2,3 litros (4 pinta). Divida la mezcla de queso entre las cáscaras de pasta enfriadas, teniendo cuidado de no romperlas. Colóquelos, en una sola capa, en la salsa de tomate. Espolvoree con el queso restante.

Cubra con papel de aluminio y vuelva a cocinar en el horno durante 30 minutos, tapado, antes de quitar el papel de aluminio y cocinar durante 15 minutos más.

¿Me gusta esto? Tu amarás.

Agregue jamón cocido y corazones de alcachofa a la parrilla a la mezcla de ricotta en lugar de espinacas para darle un toque diferente a esta cena italiana. Para hacerlo más rápido, use una salsa de tomate comprada en la tienda.

CONGELAR ADELANTE: Prepare hasta el final del paso 5, luego cubra con papel de aluminio o film transparente y congele. Precaliente el horno a 200 ° C (ventilador de 180 ° C) marca 6, cocine cubierto durante 45 minutos antes de quitar el papel de aluminio y cocine por 15 minutos más. Servir inmediatamente.


Ver el vídeo: Συνταγή για λαχταριστά λαζάνια με σπανάκι και ρικότα από την Κατερίνα Λένη. Ευτυχείτε! OPEN TV


Comentarios:

  1. Montel

    Pocos sentimientos.. pero hermosos...

  2. Nikokus

    Te pido disculpas, pero en mi opinión admites el error. Puedo probarlo. Escríbeme en PM, hablamos.



Escribe un mensaje